Dolor en los músculos isquiotibiales después de correr o elongar

Escrito por m. gideon hoyle | Traducido por gabriela alessandrello
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Dolor en los músculos isquiotibiales después de correr o elongar
Correr puede causar esguinces en los ligamentos o hacer que se inflamen los tendones. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

Los músculos isquiotibiales son un grupo de tres músculos que ayudan a dar forma a la parte posterior de tus muslos. Además contribuyen a la flexión y rotación de la coyuntura de la rodilla y a la extensión de la articulación de la cadera. Se puede sentir dolor en estos músculos o tendones cuando sales a correr o como resultado de falta de flexibilidad adecuada en los isquiotibiales.

Otras personas están leyendo

Información básica sobre los ligamentos

Tus tres músculos que forman los ligamentos son el bíceps crural, el músculo semimembranoso y el músculo semitendinoso. Estos músculos se originan en la coyuntura de la cadera en el extremo superior de tu fémur o en una parte de tu pelvis que se llama isquion. Desde ahí llegan hasta la parte posterior de la coyuntura de la rodilla y hasta el extremo superior de los huesos de la tibia y el fémur en la parte inferior de la pierna. Como todos los músculos, los isquiotibiales se unen a los huesos a través del tejido conectivo o tendones.

Correr

Correr puede producir un sobreestiramiento de los músculos isquitibiales y causar una lesión como un esquince o desgarro, según explica la American Orthopaedic Society for Sports Medicine. El sobreestiramiento de los isquiotibiales causado por correr puede desencadenar un tipo de inflamación conocida como tendinitis. Las situaciones que pueden llevar a que te lesiones los isquiotibiales incluyen correr cuesta abajo a gran velocidad, correr en calles con pendientes o lomas y hacerlo con los talones mirando hacia adentro en un ángulo anormal. También te puedes lesionar los isquiotibiales si están débiles en comparación a los cuádriceps o la parte delantera de los muslos.

Flexibilidad limitada

Muchas personas no tienen suficiente flexibilidad en los músculos isquiotibiales, según explica la Clínica de Lesiones. En circunstancias normales, deberías poder acostarte sobre tu espalda y levantar la pierna derecha en un ángulo entre 80 y 90 grados. Si no puedes levantarla a un ángulo de al menos 80 grados, probablemente tengas isquiotibiales poco flexibles. Las probables causas subyacentes incluyen predisposición genética, problemas en la espalda baja, falta de una rutina regular de elongación antes y después de los deportes o ejercicios. Además de causar restricciones a la flexibilidad normal, la falta de flexibilidad en los isquiotibiales incrementa las posibilidades de un desgarro en este grupo muscular.

Consideraciones para el tratamiento

Los tratamientos posibles para un desgarro de isquiotibiales o tendinitis de dicho grupo muscular incluyen reposo del área adolorida del muslo, aplicación de compresas frías y el uso de medicamentos antiinflamatorios. Además puedes calmar el dolor de un esguince de isquiotibiales con elongaciones leves de la pierna afectada. Puedes incrementar la flexibilidad de dichos músculos con una rutina de elongación regular o con un tipo de masaje especial conocido como masaje para deportistas. Consulta con tu médico para obtener más información acerca de las posibles causas del dolor en los isquiotibiales.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles