Dolor en la rodilla luego de la reconstrucción del LCA

Escrito por jennifer williams | Traducido por priscila caminer
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Dolor en la rodilla luego de la reconstrucción del LCA
El dolor de rodilla puede ocurrir después de la cirugía del LCA. (footballeur 14 image by Nathalie P from Fotolia.com)

Inmediatamente después de la cirugía de reconstrucción del ligamento cruzado anterior o LCA, todo paciente tiene dolor. Con el tiempo y la rehabilitación activa, el dolor debe disminuir y desaparecer. Existen varias causas de dolor que se inician después de la cirugía. Los Investigadores del Hospital para Cirugía Especial encontraron que el 6,5 por ciento de todos los pacientes requirió otra cirugía de rodilla en el año siguiente a una reconstrucción del LCA.

Otras personas están leyendo

Cirugía del LCA

La cirugía artroscópica se realiza para reemplazar una rotura de LCA. Utilizando una pequeña cámara e instrumentos de raspado, la rotura del LCA se retira. Se perforan agujeros en el fémur y la tibia. Se puede sustituir el LCA con el tendón de la rótula del paciente con trozos de hueso de la rótula y la tibia adjuntos, con tendones isquiotibiales, o un injerto de cadáver. El injerto se mantiene en su lugar con tornillos. En algunos procedimientos los tornillos están dentro del hueso, mientras que otras técnicas utilizan equipos metálicos fuera del hueso.

Infección

La infección es una complicación grave potencial de la cirugía del LCA. Se presenta como aumento del dolor, hinchazón y enrojecimiento. Puede haber drenaje de las incisiones quirúrgicas. El tratamiento de una infección de cirugía de LCA incluye repetir la cirugía artroscópica para limpiar áreas infectadas, y hasta seis semanas de antibióticos por vía intravenosa. La eliminación del injerto puede ser necesaria para tratar la infección. La Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos informa que esto ocurre en menos del 1 por ciento de las cirugías de LCA. La infección es más común en los primeros 90 días después de la cirugía.

Dolor temprano

En el primer mes después de la cirugía, coágulos de sangre se pueden desarrollar en la pierna. Si esto ocurre, los pacientes desarrollarán inflamación dolorosa en su pierna. Esto es más común en pacientes con una historia familiar de trastornos de coagulación de la sangre. Es necesaria una evaluación médica inmediata, ya que un coágulo de sangre que llega a los pulmones puede causar la muerte. Los medicamentos anticoagulantes se utilizan para tratar la coagulación.

El dolor en la rodilla y el movimiento serán objeto de seguimiento por el médico y por un fisioterapeuta después de la cirugía . Una vez que ha comenzado la rehabilitación, una dolorosa pérdida de movimiento se ve en un 5 a un 25 por ciento de los pacientes de acuerdo con la AECO. Una segunda cirugía puede ser necesaria para recuperar el movimiento de la pierna.

Los pacientes pueden experimentar dolor en los sitios de cicatriz quirúrgica. La AECO recomienda rodilleras si los pacientes se arrodillan frecuentemente ya que hasta el 42 por ciento de los pacientes reportan alguna incomodidad al arrodillarse, ya que la reconstrucción del LCA se hace con un injerto de tendón rotuliano. Si un tornillo se coloca en el exterior del hueso, los pacientes pueden experimentar dolor de rodillas que requiere la extracción del tornillo.

Nueva lesión

Cuando los pacientes se vuelven más activos después de la cirugía, nuevas lesiones pueden ocurrir. La AECO cita estudios que muestran que el riesgo de nueva lesión vuelve a la normalidad después de una exitosa cirugía de ligamento cruzado anterior y su rehabilitación. La tasa de desgarros de menisco y rotura recurrente del injerto de LCA es igual a la tasa de lesiones de la pierna sana opuesta del paciente.

Cuando un injerto se toma con un trozo de hueso de rótula unido, existe un mayor riesgo de fractura de rótula hasta que la rótula sustituya al hueso. Esto puede llevar varios meses.

Dolor tardío

Romper un LCA requiere una fuerza considerable. La resonancia magnética muestra lesiones características en los huesos. La AECO menciona un estudio que muestra que 13 años después de la cirugía de LCA, el 79 por ciento de los pacientes tuvieron cambios artríticos en la radiografía, pero casi todos estos pacientes, el 97 por ciento, informó funciones de la rodilla casi normales o normales. La artritis puede aparecer sintomática más tarde. En los primeros años después de la cirugía del LCA no es infrecuente que los pacientes se quejen de dolor detrás de la rótula. Este dolor se origina en el cartílago dañado en la superficie de la rótula o por una trayectoria anormal de la rótula. El aparato ortopédico y la terapia a menudo alivian el dolor de la rótula.

AECO informa que después de la cirugía del LCA hasta un tercio de los pacientes experimentan inestabilidad en su rodilla. Cuando la prueba se realiza, casi todos los pacientes tienen alguna laxitud en comparación con las piernas no lesionadas. Los pacientes compensan la inestabilidad de la rodilla mediante el uso de sus músculos de las piernas.

Evita complicaciones

Después de someterse a una cirugía del LCA, los pacientes quieren volver a hacer sus actividades normales sin dolor. Para recuperar la función, la terapia dirigida a recuperar la fuerza normal, la flexibilidad y la sensación de equilibrio en la pierna es prescrita a todos los pacientes quirúrgicos. Inmovilizar la rodilla durante un año después de la cirugía no mejora los resultados.

La Academia Estadounidenses de Cirujanos Ortopédicos informan que los pacientes que fuman o aumentan más de 15 lbs (6,80 kg). tienen peores resultados.

Cualquier dolor de rodilla grave que se desarrolla después de la cirugía de LCA debe ser evaluado por un médico.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles