Dolor en los tobillos después de correr

Escrito por michelle zehr | Traducido por paulo roldan
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Dolor en los tobillos después de correr
Si tuerces tu tobillo mientras trotas, suspende el ejercicio de inmediato. (Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images)

El dolor en los tobillos mientras trotas puede ocurrir por diversas razones, incluyendo una mecánica corporal deficiente, el exceso de ejercicio, el uso de calzado inadecuado o torcer tu rodilla mientras trotas. El dolor de tobillos puede ser de leve a severo. Los padecimientos que afectan los tobillos de las personas que trotan incluyen tendonitis de Aquiles, fractura por sobrecarga, esguinces por inversión y síndrome de compartimento inducido por el ejercicio. Si sufres de dolor constante mientras trotas, consulta a tu médico para obtener el tratamiento y el diagnóstico adecuado.

Otras personas están leyendo

Tendonitis de Aquiles

El tendón de Aquiles es el tendón más largo de tu cuerpo, y se extiende desde la pantorrilla por encima del tobillo hasta el hueso del talón. Se enfrenta a una gran cantidad de estrés a medida que corres, lo cual a veces puede dar lugar a la tendonitis del talón de Aquiles. Puedes experimentar dolor, hinchazón, rigidez, engrosamiento del tendón, un rango limitado de movimiento en el tobillo y espolones óseos, como resultado de la tendonitis de Aquiles. Para diagnosticarla, tu médico examinará tu pie y tu tobillo. Se puede solicitar una radiografía para detectar espolones óseos, y se puede usar una resonancia magnética para descartar un daño mayor a tu tendón de Aquiles. La tendonitis de Aquiles se trata con reposo, hielo, antiinflamatorios y estiramientos para ayudar a fortalecer los músculos de la pantorrilla, lo que reducirá el estrés en él.

Fracturas por sobrecarga

Las fracturas de tobillo por sobrecarga son lesiones por uso excesivo que con frecuencia son mal diagnosticadas como calambres en las piernas. Las fracturas de tobillo por sobrecarga pueden ocurrir en cualquier lado de tu tobillo y son comunes en las personas que invierten un tiempo considerable en trotar o correr. Los síntomas de una fractura por sobrecarga en general incluyen el dolor y la hinchazón. Los síntomas normalmente se hacen más frecuentes cuando corres, y desaparecen cuando descansas. El médico llevará a cabo un examen físico y una radiografía del pie y el tobillo. Otras pruebas de imagen pueden ser necesarias, como una gammagrafía ósea o una resonancia magnética. Las fracturas por sobrecarga no siempre se detectan mediante los rayos X, sobre todo cuando son recientes. El tratamiento puede incluir reposo, hielo, medicamentos antiinflamatorios, inmovilización o modificación de la actividad. En las fracturas por sobrecarga, tu médico puede permitir el entrenamiento en actividades de bajo impacto, como nadar, caminar en una máquina elíptica o una bicicleta estacionaria, mientras te recuperas.

Esguince de inversión

Un esguince de inversión es el esguince de tobillo más común, de acuerdo con la American Academy of Podiatric Sports Medicine. Los esguinces de inversión en los tobillos ocurren cuando el tobillo se tuerce hacia afuera, y ocurren frecuentemente al correr, trotar, practicar baloncesto, fútbol y voleibol. Los síntomas de un esguince de tobillo incluyen dolor, moretones e hinchazón. La mayoría de los esguinces se curan por sí solos con reposo, hielo, elevación y compresión. Si sigues sufriendo de dolor después de unos días, visita a tu médico. Un examen físico y pruebas de imagen pueden ayudarte a determinar la severidad de tu lesión. Si tienes tobillos débiles, y sufres esguinces con frecuencia, es buena idea utilizar un refuerzo o cinta en tu tobillo antes de trotar.

Síndrome de compartimento inducido por el ejercicio

El trote puede inducir un padecimiento llamado síndrome de compartimento. Este padecimiento hace que el revestimiento de los músculos del pie y del tobillo se hinche y se llene de líquido. Como resultado, existe poco espacio para que la sangre fluya a través de tu pie y tu tobillo. El dolor y la hinchazón severos son los principales signos del síndrome de compartimento. El diagnóstico se hace insertando una aguja en el área afectada y midiendo la presión. Una vez que se confirma el diagnóstico, normalmente se lleva a cabo una cirugía con el fin de aliviar la hinchazón y la presión.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles