Cómo domesticar a una ardilla salvaje

Escrito por joyce starr | Traducido por juliana star
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo domesticar a una ardilla salvaje
Las ardillas bebés son las más sencillas de domesticar. (Ralf Nau/Digital Vision/Getty Images)

Tener paciencia es la clave para intentar domesticar a una ardilla salvaje. Algunas personas son más amistosas que otras y lo mismo ocurre con las ardillas. Estos animales son más inteligentes de lo que mucha gente piensa y suelen desconfiar de los humanos de forma innata. Probablemente algún miembro de la familia de toda ardilla ha terminado como cena en el plato de alguien, así que no puedes culparlas. Las ardillas bebés son las más sencillas de domesticar, pero no todos son afortunados de encontrar una lo suficientemente pequeña como para domesticarla desde sus inicios. Sin embargo, con un poco de paciencia y perseverancia puedes conseguir que una o dos sientan afecto por ti.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Ardillas
  • Cacahuetes
  • Comida para ardilla o semillas para pájaros
  • Un área de alimentación

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Crea un área en la que puedas dejar comida para las ardillas. Un jardín lleno de árboles es el mejor lugar para encontrarlas y darles de comer. Establece una sección del área específicamente para este propósito. Puedes dejar alimentos en comederos de aves, crear una plataforma o comprar comederos diseñados específicamente para ardillas. Debes hacerles saber que tu jardín es un lugar seguro para que busquen alimento, para que coman e incluso para que construyan sus nidos.

  2. 2

    Compra alimentos como cacahuetes, una mezcla de comida para ardillas o semillas de girasol para que ellas coman. Es posible que no las veas cuando comiences a dejar alimentos en el comedero, pero ellas te verán a ti. Si les das de comer diariamente, las ardillas se acostumbrarán a que dejes alimentos para ellas. Cuanto más te vean dejando alimentos en el comedero, más te asociarán con cosas buenas y les dará menos miedo que te acerques. En muy poco tiempo comenzarás a ver una gran cantidad de ardillas en tu comedero y jardín. No te sorprendas si aparecen en la puerta trasera para hacerte saber que es momento de que les des más suministros.

  3. 3

    Habla con ellas y haz ruidos de ardilla cuando estés cerca del comedero. Probablemente te sentirás muy tonto y las ardillas no tendrán idea de lo que estás diciendo, pero te volverás menos amenazador. Hacer esto mientras sostienes un cacahuete en tu mano te hará parecer aún más llamativo. Siempre habrá al menos una que dejará de tener miedo y sentirá curiosidad por ti.

  4. 4

    Observa qué ardillas parecen valientes y no tienen miedo de acercarse a ti. Puede tomar semanas y algunas veces meses para que una ardilla adquiera valor. Mientras no seas amenazador y tengas paciencia, la ardilla eventualmente será capaz de acercarse a unos cuantos pies de distancia de ti sin salir corriendo. Tener un cacahuete en la mano mientras esto ocurre siempre puede servir para animar a la ardilla a que se acerque.

  5. 5

    Agáchate y ofrece un cacahuete a la ardilla. Nuevamente, esto puede tomar varios días o semanas hasta que ella finalmente acepte la comida de tu mano. La parte principal que quieres reforzar es que no eres peligroso y que la ardilla recibirá un regalo agradable si se acerca a ti. Las demás estarán observando a su amiga valiente y con el tiempo incluso algunas podrían intentar agarrar el cacahuete de tu mano.

  6. 6

    Al aceptar el cacahuete de tu mano puedes comenzar a hacer movimientos más atrevidos con la ardilla. Puedes empezar simplemente sentándote y ofreciéndole el cacahuete, pero haciéndola subir en tu regazo para agarrarlo. También puedes colocar la comida en tu hombro y hacer que trepe en tu brazo para conseguirla.

Consejos y advertencias

  • Si encuentras a una ardilla bebé, asegúrate de estudiar acerca de los cuidados adecuados para ella y sus necesidades alimenticias.
  • Cuanto más frecuentemente alimentes a la ardilla, más regular será su apariencia.
  • Recuerda que las ardillas siguen siendo animales salvajes que te pueden morder y arañar.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles