Cómo echar pulsos sin un oponente

Escrito por ehow contributor | Traducido por pau epel
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo echar pulsos sin un oponente
Si no tienes un compañero, practicar luchas de pulso puede ser un poco complicado. (NA/PhotoObjects.net/Getty Images)

Las luchas de pulso ya no son sólo para los cuartos traseros de los bares. En la actualidad, éste es un deporte en toda regla. Como cualquier otro deporte, la lucha de pulso requiere una inmensa cantidad de entrenamiento para ser el mejor. Sin embargo, si no tienes un compañero, esto puede ser un poco complicado. Aquí hay algunos consejos sobre cómo puedes echar un pulso sin compañero, para continuar y maximizar tu entrenamiento.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Compra un sistema de entrenamiento para luchas de pulso. Estos sistemas están disponibles en línea. Constan de una banda sumamente resistente atada a un mango. La banda se fija en la parte superior de la puerta de cualquier habitación.

  2. 2

    Configura tu sistema de entrenamiento. Coloca una mesa frente al marco de tu puerta. Asegúrate de que las bandas están unidas a tu puerta en relación a la mesa en un ángulo de 45 grados.

  3. 3

    Siéntate en la mesa como lo harías en una partida real. Estírate hacia atrás, agarra el mango, y asegura tu codo en la posición inicial. Debes tener en cuenta que también puedes comprar mesas para lucha de pulso, que vienen completas con los cojines oficiales para tus codos. Aunque no son necesarias, estas mesas ciertamente pueden ser útiles si estás entrenando para una partida profesional.

  4. 4

    Ajusta la resistencia. Una vez que estés sentado, asegúrate de que la resistencia está apretada. Tu entrenamiento no será eficaz si puedes mover fácilmente las bandas. Si éstas no se encuentran suficientemente ajustadas, mueve la mesa lejos del marco de la puerta. Esto proporcionará una mayor resistencia, ya que las bandas quedarán más apretadas.

  5. 5

    Entrénate de acuerdo a tu gusto. Ahora que la tensión está en el nivel correcto, intenta forzar las bandas, aplicando fuerza a tu brazo como lo harías en una partida normal. Esto debería ser difícil y desafiante, por lo que derramarás más de una gota de sudor. En el momento en que empiece a ser fácil, debes ajustar la resistencia, añadiendo otra banda o moviendo la tabla más lejos de la puerta, siempre a un ángulo de 45 grados.

Consejos y advertencias

  • Asegúrate de echar pulsos con personas como parte de tu entrenamiento. No serás un luchador excelente a menos que dediques tiempo a contemplar los gruñidos y el rostro de tu oponente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles