¿Cuál es el ecosistema del caballo salvaje?

Escrito por charmaine jens | Traducido por paula ximena cassiraga
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cuál es el ecosistema del caballo salvaje?
El 74 por ciento de los caballos salvajes viven en Nevada. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Los caballos salvajes (Equus callabus) existen en tierras públicas administradas por la Oficina de Administración de Tierras en los estados occidentales, como Arizona, California, Colorado, Montana, Nevada, Nueva México, Dakota del Norte, Oregón, Utah y Wyoming. Viven dentro de un ecosistema que es una combinación de grupos de manadas, su hábitat estatal nativo, terreno, clima, plantas, césped y otras especies silvestres, que incluyen alces, ciervos, lobos, osos, aves rapaces y leones de montaña.

Otras personas están leyendo

Bandas

Los caballos salvajes son descendientes de los mustangos españoles y los ponis indios, y también son conocidos como "mustangos". Mustango se origina de la palabra española "mesteno", que significa callejero o salvaje. Los mustangos salvajes viven en grupos familiares, llamados "bandas". Una banda consiste de un semental dominante de al menos seis años de edad, una yegua dominante y un grupo de otras yeguas. El semental suele permanecer cerca de la parte posterior de la manada para protegerla de los depredadores o ataques de otros sementales, mientras que la yegua guía a la banda en sus viajes. La yegua dominante de la banda lidera el grupo a refugios, a sus locaciones de pastoreo y agua, y comunica dónde excavar en busca de piedras de sal.

Hábitat y terreno

Los caballos salvajes sobreviven en condiciones relativamente duras dentro de llanuras semi-áridas, desiertos, praderas, pastizales y tierras baldías. Viven una vida semi-nómade dentro de un radio especificado de millas cuadradas, dependiendo de la disponibilidad de agua, vegetación y refugio adecuados. Los pastos desérticos crecen en elevaciones más bajas, mientras que el hábitat vegetativo restante consiste de varias especies de artemisas y hierbas de trigo, hierbas de arroz indias, pasto azul, enebro de Utah y caoba de montaña. Aunque se encuentran en áreas de niveles bajos, prefieren el terreno escarpado y montañoso. Su paisaje se distingue por laderas de colinas, mesetas aisladas, pendientes moderadas a escarpadas y cañones con paredes profundas y empinadas. Su conformación sólida y las tapas resistentes les permiten ser naturalmente capaces de soportar una variedad de superficies y terrenos rugosos, incluyendo las Montañas Rocosas y la Sierra Nevada.

Clima

El clima típico de las llanuras, desiertos y los páramos está caracterizado por veranos cálidos, inviernos duros, fríos y nevados, y condiciones secas propensas a sequías extremas, con lluvias bajas a moderadas durante la primavera y el verano. La mayoría de las praderas y pastizales en el oeste al mediooeste de Estados Unidos tiene un crecimiento de plantas mínimo y climas casi desérticos. Las lluvias en el ecosistema de los caballos salvajes no suelen exceder las 39 pulgadas (97,5 cm) por año. Por lo tanto, estos paisajes desérticos y áridos tienen pocas fuentes de agua.

Fuentes de alimentos y agua

Los caballos salvajes comen pasto o forraje, como arbustos, hojas, corteza de árboles o ramitas, consumiendo aproximadamente de cinco a seis libras (2,26 a 2,72 kg) de alimento vegetal por día. Beben agua de manantiales, arroyos intermitentes o pequeñas piletas de agua dos veces al día, y buscan depósitos de sal mineral naturales. En lugar de habitar en zonas cercanas a fuentes de aguas, como manantiales, arroyos, ríos o lagos como otros animales de pastoreo, los caballos salvajes beben y siguen su camino. Una manada de caballos salvajes visita un sitio con agua cada tres o cuatro días durante las temperaturas moderadas y vuelve al territorio más alto. Son capaces de oler agua en el aire y encontrarán nuevas fuentes después de la lluvia. Durante los meses secos y propensos a las sequías de la primavera, el verano y el otoño, el agua determina las locaciones principales de la manada.

Depredadores

Los caballos salvajes experimentan amenazas mínimas de depredadores naturales, que incluyen osos negros, leones de montañas y lobos. Sus tasas de supervivencia exceden el 95 por ciento, con la mayoría de las manadas creciendo continuamente un 15 a 22 por ciento cada año. Los lobos no tienen el tamaño y la fuerza para atacar o matar a un caballo saludable y adulto. Aunque los osos negros y los leones de montaña poseen la capacidad de cazar y derribar a los caballos salvajes, no son lo suficientemente rápidos como para atraparlos. Estos depredadores observan las manadas de caballos salvajes y esperan a un recién nacido o un potrillo débil, como también a un caballo viejo o lastimado. La depredación es una preocupación sólo para una pequeña cantidad de manadas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles