Los efectos de la abstinencia por dejar de fumar

Escrito por cathryn whitehead | Traducido por gabriela nungaray
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Los efectos de la abstinencia por dejar de fumar
Al dejar de fumar los efectos de la abstinencia son desagradables, pero las alternativas son peores. (man and cigarette image by Sergey Yakovenko from Fotolia.com)

El tabaquismo es una adicción que es difícil de superar. La nicotina en el tabaco es altamente adictiva y difícil de dejar una vez que la has probado. Los hábitos que los fumadores adquieren son difíciles de romper y causan ganas de fumar incluso después de superar la adicción física. Para empeorar las cosas, una serie de efectos secundarios pueden ocurrir después de dejar de fumar y, aunque son temporales, pueden ser desagradables de tratar.

Otras personas están leyendo

Tos persistente

Muchos fumadores esperan que cuando dejan de fumar la tos del fumador se desvanecerá, pero a menudo empeora. Una tos persistente es común, así como la sequedad de boca, goteo nasal y dolor de garganta. Tus pulmones tratan de deshacerse de las capas de alquitrán tóxico y del revestimiento de las sustancias químicas ya que los niveles de oxígeno en tu cuerpo aumentan. La tos con moco no es agradable, pero ayuda a eliminar las toxinas de los pulmones, y con el tiempo permite respirar mejor.

Aumento del apetito

Los fumadores a menudo retrasan la abstinencia del cigarrillo porque tienen miedo de aumentar de peso. La verdad es que probablemente lo harán, pero por lo general no es un aumento enorme y no tiene que ser permanente. La nicotina suprime el apetito y acelera tu metabolismo a un alto nivel que no es natural, por lo que dejar de fumar aumenta el apetito y disminuye tu metabolismo. Los bajos niveles de azúcar en la sangre causan que anheles los dulces y sientas hambre. Tu metabolismo se volverá normal cuando tu cuerpo se deshaga de las toxinas asociadas con el tabaquismo y puedes aumentarlo utilizando un medio saludable como la actividad física.

Dificultad para dormir

Tu cerebro está acostumbrado a la nicotina de tu cuerpo y la pérdida de la nicotina cambia tus patrones de sueño. Puedes estar cansado y querer dormir más a menudo o tener más dificultad para conciliar el sueño al despertarte varias veces durante la noche. La falta de sueño puede causar fatiga y niveles de energía más bajos resultantes de un metabolismo más lento.

Incapacidad para concentrarte

Dejar de fumar va a afectar tu capacidad de concentración. La nicotina actúa como un estimulante, ayuda a los fumadores a mantenerse alerta y concentrados. La eliminación de la nicotina en combinación con los efectos físicos de la abstinencia te distraen y hacen que sea difícil mantener tu mente en lo que estás haciendo.

Cambios de humor y depresión

Es común que los fumadores se sientan de mal humor y deprimidos cuando dejan de fumar. La nicotina libera una sustancia química llamada dopamina en tu cerebro que actúa como antidepresivo y te da la ilusión temporal de la felicidad. La eliminación de este producto químico hace que estés irritable, ansioso, aburrido, inquieto, que te enfades fácilmente y que te pongas de mal humor.

Dolor de cabeza

Es común que los fumadores desarrollen dolores de cabeza durante el abandono del tabaco. Cuando el oxígeno sustituye a los productos químicos, tales como el monóxido de carbono en la sangre, el aumento en el oxígeno puede causar dolores de cabeza. Cuando dejas de fumar, el aumento de los efectos de algunas sustancias que fueron bloqueadas por la nicotina, como la cafeína, pueden provocarte dolores de cabeza. El estrés y la falta de sueño relacionados con dejar de fumar también pueden dar lugar a dolores de cabeza.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles