Los efectos en los adultos que fueron víctimas de abuso sexual infantil

Escrito por kerry o'donnell | Traducido por karly silva
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Los efectos en los adultos que fueron víctimas de abuso sexual infantil
Los efectos emocionales del abuso sexual infantil pueden arrastrarse hasta la vida adulta. (Jupiterimages/BananaStock/Getty Images)

Las estadísticas son impactantes: se estima que en Estados Unidos existen alrededor de 39 millones de personas que fueron víctimas de abuso sexual infantil. Una de cada cuatro niñas y uno de cada cinco niños han sido abusados sexualmente, y de entre ellos el 20% sufrió este abuso antes de los ocho años. Los sobrevivientes a menudo arrastran los efectos emocionales a su vida adulta. Pueden experimentar sentimientos de vergüenza propia, culpa, aislamiento emocional e incapacidad de confiar en otros. Las cicatrices pueden llevar a depresión, abuso de sustancias estupefacientes, desórdenes de ansiedad, impedimentos físicos, disfunción sexual e incluso tendencias suicidas.

Otras personas están leyendo

Efectos físicos y emocionales

Muchos adultos que fueron víctimas de abuso sexual infantil se enfrentan a una gran depresión. Frecuentemente tienen problemas de autoestima baja y/o sentimientos de odio hacia sí mismos. También es posible que presenten conductas de abuso de sustancias estupefacientes, alcoholismo y tendencias suicidas. Así mismo, la víctima puede sufrir desórdenes de ansiedad y ataques o síntomas de pánico. Su deterioro físico puede presentarse en la forma de dolor de cabeza, problemas gastrointestinales y asma. También pueden presentar cuadros de insomnio agudo, obesidad y desórdenes alimenticios, así como tendencias a provocarse heridas a sí mismos.

Regresiones

La mayor parte de las víctimas sufren al revivir recuerdos del abuso que son detonados por situaciones, acontecimientos de la vida diaria, objetos, olores, etcétera. En los casos más extremos estos factores pueden provocar regresiones en las que la víctima vuelva a vivir la experiencia del abuso como si estuviera sucediendo en su momento presente. También es posible que suceda una disociación. Esto ocurre cuando la víctima tiene la habilidad para escapar de las situaciones estresantes o que le producen dolor mediante la creación de una "zona segura" en su mente.

Relaciones

En los casos de abuso sexual infantil es frecuente que el abusador mantuviera cierto nivel de confianza en la relación con el niño al ser, por ejemplo, un miembro de la familia, amigo o maestro. El que esta confianza se convirtiera en traición puede destruir la habilidad del niño para confiar en las personas incluso cuando ha llegado a su vida adulta. A muchas víctimas se les dificulta mantener relaciones adultas. También existe el problema de que muchas de las víctimas más tarde se involucran en relaciones abusivas: los estudios han mostrado que las víctimas de abuso sexual infantil desarrollan en su adultez un patrón que consiste en ser victimizadas una y otra vez mediante relaciones violentas en su vida doméstica.

Enojo

Un niño que fue abusado sexualmente puede desarrollar problemas de enojo abundante y profundo que pueden traerle consecuencias serias en su vida adulta. Este enojo puede estar dirigido hacia sí mismo por no haber tenido la capacidad de detener el abuso, hacia las personas responsables de su cuidado por no protegerlo del abusador, o hacia el abusador. El enojo puede ocasionar que la víctima se convierta en un abusador para vengarse en otras personas tanto violenta como sexualmente. Muchos abusadores sexuales de niños fueron a su vez víctimas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles