Efectos de un baño de vapor luego de entrenar

Escrito por samantha volz | Traducido por mike tazenda
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Efectos de un baño de vapor luego de entrenar
Un rato en el sauna luego de entrenar ofrece un gran número de beneficios. (Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images)

En gimnasios y clubes de todos lados, se alienta a la gente a relajarse tomando un baño de vapor luego de entrenar o de jugar al tenis. Aunque todos sabemos que el sauna es un buen lugar para socializar y relajarse antes de volver a la vida diaria, es más difícil definir si existen beneficios físicos reales para la salud y el estado físico en tomar un baño de vapor luego de un entrenamiento.

Otras personas están leyendo

Sudoración y músculos

Puede parecer lo más obvio del mundo, pero un baño de vapor te hace transpirar más que tu entrenamiento. Tu cuerpo expulsa las toxinas de tu sistema durante el entrenamiento, y el vapor ayuda a incrementar este flujo de sudor purificante. Puedes excretar toxinas a través de tu piel de forma mucho más efectiva que al orinar o defecar. El calor también relaja los músculos que has trabajado, disminuyendo la posibilidad de lesiones. Los músculos comienzan a reconstruirse una vez que se relajan, y los saunas ayudan a que esto ocurra más rápido.

Flujo sanguíneo

El calor del baño de vapor hace que los vasos sanguíneos y capilares de tu cuerpo se dilaten y se abran, especialmente aquellos que están cercanos a la superficie de la piel. Esto incrementa el flujo sanguíneo en el cuerpo, lo cual también ayuda a la reparación muscular. Mientras tomas un baño de vapor, incluso si estás sentado y quieto, tu frecuencia cardíaca se incrementa debido a este incremento del flujo. Tal como el trote que acabas de finalizar en la cinta, este incremento de la frecuencia cardíaca es esencialmente una forma de ejercicio para tu sistema cardiovascular, y puede mejorar tu resistencia durante tu entrenamiento aeróbico.

Respiración

De la misma forma que los vasos sanguíneos se expanden en tu cuerpo, el calor y la humedad del sauna dilatan tus conductos respiratorios, haciendo que la respiración sea más sencilla. La humedad puede hacer que tu nariz gotee un poco, pero te ayuda a limpiar tu sistema respiratorio y tus canales nasales de secreción y congestión. La humedad del aire también ayuda a evitar que tu garganta se seque, y puede combatir los resfriados. Los tratamientos regulares con vapor pueden ayudar a problemas respiratorios como el asma y el enfisema, pero sólo deben tomarse luego de consultar con un médico.

Advertencias

El vapor también pueden tener efectos negativos en tu cuerpo, de modo que hazlo con cuidado. Bebe al menos dos vasos de agua a temperatura ambiente antes de ingresar al sauna, ya que tu cuerpo perderá una cantidad significativa de agua durante el entrenamiento y el baño de vapor. Nunca permanezcas en el sauna por más de 30 minutos cada vez. Luego del sauna, toma una ducha tibia, disminuyendo gradualmente la temperatura de tu cuerpo y limpiando las toxinas de tu piel. Si tienes problemas de presión alta o baja o problemas cardíacos, habla con tu médico antes de tomar un baño de vapor, ya que éste cambia tu frecuencia cardíaca.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles