Efectos secundarios de las cápsulas de ajo

Viendo 1 de 3
  • El ajo tiene un fuerte sabor picante y potentes propiedades antioxidantes. (garlic image by Norbert Tuske from Fotolia.com)

    El ajo se utiliza como saborizante y como remedio desde hace miles de años. Es un alimento que saboreaban los egipcios durante la época de los faraones y los sepultureros durante la época de la peste negra. En la actualidad, debido a la gran cantidad de antioxidantes que contiene el ajo se realizaron múltiples estudios sobre la eficacia de este alimento como un remedio para tratar enfermedades cardíacas, presión arterial alta, cáncer, parásitos y resfrío común. En general, los estudios de laboratorio involucran el extracto de ajo añejado y las cápsulas de ajo seco. El Centro Médico de la Universidad de Maryland informa que el ajo presenta una toxicidad muy baja, pero puede causar algunos efectos secundarios.

    Deslizar para continuar
  • Efectos secundarios poco comunes

    Además de provocar un aliento muy potente, rara vez el ajo genera efectos negativos en el cuerpo. Sin embargo, está demostrado que en algunas personas el ajo causa fatiga, dolor de cabeza, vértigo o mareos, erupciones cutáneas y reacciones asmáticas. Las personas que consumen píldoras con ajo pueden experimentar pérdida de apetito y dolores musculares. La hierba y las cápsulas pueden contribuir con un malestar estomacal o sensación de inflamación, ardor de estómago, flatulencias y diarrea.

  • Precauciones previas a la cirugía

    El ajo es un anticoagulante. Puede aumentar el riesgo de sangrado durante una cirugía o el parto. El Instituto Linus Pauling informa que el ajo puede aumentar los efectos de la wayfarina, un anticoagulante. Si consumes este fármaco o aspirina, consulta con tu médico antes de incorporar suplementos con ajo en tu dieta.

  • Aceites de pescado y ajo

    El ajo es muy sabroso cuando se cocina junto con pescado, pero los extractos de este ingrediente no suelen ser la opción perfecta para consumir con aceites de pescado. El ajo contiene propiedades antiplaquetarias que mejoran la función de los medicamentos y suplementos que evitan que las plaquetas se acumulen. Algunos de los fármacos que no se pueden mezclar con el ajo de manera exitosa incluyen indometacina, dipiridamol, Plavix y otros anticoagulantes, como dosis altas de aceite de pescado y de vitamina E.

  • Ajo y medicamentos contra el virus VIH

    El ajo puede disminuir los niveles de los inhibidores de la proteasa en la sangre, según informa el Centro Médico de la Universidad de Maryland. Estos inhibidores bloquean virus como el del VIH para evitar que se repliquen, y está demostrado que son eficaces para reducir o eliminar los rastros de virus en la sangre. El ajo se debe consumir sólo bajo supervisión de un médico si consumes indinavir, ritonavir, saquinavir u otro inhibidor de proteasa recetado.

  • Deslizar para saltar publicidad
Viendo 1 de 3
Ver en una sola página
Más artículos de este estilo

Foto