Efectos secundarios de la nefrectomía

Escrito por demetria jackson | Traducido por daniela laura arjones
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Efectos secundarios de la nefrectomía
La nefrectomía radical es la extracción del riñon, glándulas asociadas, uréteres y tejidos circundantes. (ser humano image by caironbohemio from Fotolia.com)

La nefrectomía es la extirpación quirúrgica de un riñón. En muchos casos, ésto se realiza como un procedimiento laparoscópico. Ocasionalmente, se puede realizar como un procedimiento abierto que requiere una incisión más grande y un mayor tiempo de recuperación. Puede ser necesario debido a tumores de riñón, cáncer o enfermedad renal en estado terminal. Este procedimiento también se utiliza para extraer un riñón de un donante para uso en trasplantes. La nefrectomía radical es la extracción del riñón, glándulas asociadas, uréteres y tejidos circundantes. En la nefrectomía parcial se extrae sólo la porción afectada del riñón y también se conoce como procedimiento de reserva de riñón.

Otras personas están leyendo

Pos-operación

Como con cualquier procedimiento quirúrgico realizado bajo anestesia general, se corre el riesgo de ciertos efectos secundarios después de una nefrectomía. Una reacción adversa a la anestesia aparece inmediatamente luego de la inducción o en la recuperación. Se trata de una emergencia médica y será tratada por el anestesiólogo supervisando la administración. Entonces, por supuesto, no habrá dolor en el área del procedimiento, que puede ser de leve a severo según su naturaleza y puede durar hasta tres semanas. Hay un riesgo de desarrollar neumonía postoperatoria, ya que es difícil respirar con eficacia debido al dolor. Es importante respirar profundamente y toser para despejar los pulmones después de la cirugía. Los ejercicios de respiración y control del dolor son importantes para la reducir el riesgo de desarrollar neumonía después de la nefrectomía.

Infección

La nefrectomía laparoscópica no es casi tan invasiva como un procedimiento abierto; sin embargo, el riesgo de infección después de que el procedimiento todavía existe. La infección procedente de la vejiga urinaria puede ser debido al uso de una sonda vesical permanente. El catéter puede ser utilizado por un corto período de tiempo como ayuda para vaciar la vejiga durante el período de recuperación. El no poder controlar el catéter de una manera limpia puede conducir al desarrollo de una infección de la vejiga. La infección se puede extenderse a la curación de la nefrectomía si no se trata con rapidez. Puede ocurrir una infección en el lugar de la herida misma. Un cuidado de la herida debe ser llevado a cabo para reducir el riesgo de infección. Cualquier indicio de infección debe tratarse como un asunto urgente que requiere la atención del cirujano.

Hemorragia

La nefrectomía radical implica desconectar el riñón renal de los principales vasos sanguíneos. Mientras que los cirujanos tienen especial cuidado al suturar los extremos, siempre existe la posibilidad de hemorragia. También hay otros grandes vasos en las cercanías de los riñones y cualquiera de éstos puede ser mellado inadvertidamente durante el procedimiento. Inmediatamente después del procedimiento, y durante la recuperación en el hospital, se dedica gran atención a los posibles signos de hemorragia. Un descenso en la presión puede indicar sangrado, por lo que es importante informar cualquier signo de mareos o cambio en el estado mental.

Hipertensión

Los riñones y glándulas asociadas ayudan a regular la presión sanguínea. Cuando uno o ambos riñones son removidos, la presión arterial debe ser vigilada y manejada activamente y muy de cerca, ya que la presión arterial alta o hipertensión es un efecto secundario de la nefrectomía. La severidad depende de la salud del riñón restante, si es que hay uno, y la gestión del estilo de vida. El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de los EE.UU. (NIDDK, por sus siglas en inglés) recomienda mantener una presión sanguínea menor a 130/80 para aquellas personas que viven con un solo riñón. El no hacerlo puede causar daño al riñón restante.

Enfermedad renal

Cuando se remueve un riñón, el riñón remanente compensa y trabaja más duro. Incluso con una nefrectomía parcial, se compensa ya que hay menos de un riñón para llevar a cabo la totalidad de la carga requerida por el cuerpo. El volumen de trabajo del riñón que queda puede ser reducida bajando el consumo de proteínas, ya que el riñón es responsable de eliminar los productos de desecho del metabolismo de proteínas. Con el tiempo, el aumento del volumen de trabajo puede causar daño que puede progresar en el desarrollo de la enfermedad renal. Después de una nefrectomía, se realizan rutinariamente análisis de sangre y orina para monitorear la función del riñón restante o de los riñones. El aumento de los niveles de proteína en la orina puede indicar la presencia de enfermedad renal.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles