Efectos secundarios de soldar acero galvanizado

Escrito por c.l. rease | Traducido por valeria d'ambrosio
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Efectos secundarios de soldar acero galvanizado
Cuando aparecen los síntomas de la fiebre por vapores de metal, es momento de tomar aire fresco. (welding project image by leemarusa from Fotolia.com)

La soldadura de acero galvanizado es muy común en la industria de fabricación del metal. La mayoría de los soldadores en algún momento de su vida han trabajado con acero galvanizado y se han enfrentado a la contaminación que produce este metal, denominada "fiebre por vapores de metal". La intoxicación es una reacción a corto plazo a la sobreexposición al óxido de cinc. Este elemento se produce cuando el revestimiento galvanizado del acero se calienta y evapora.

Otras personas están leyendo

Qué es el acero galvanizado

El acero galvanizado es hierro recubierto por cinc. Ante la inmersión caliente, el cinc reacciona químicamente con el metal de base para formar un revestimiento resistente a la corrosión. La capa externa del revestimiento es de cinc puro y las capas subsiguientes gradualmente cambian su composición hasta que alcanzan al metal base de hierro.

Entre la capa externa de cinc y el metal base de hierro, el óxido de cinc se presenta en varios porcentajes de cinc a hierro. El óxido de cinc tiene la misma composición química del polvo blanco que utilizan los socorristas para proteger su nariz contra los rayos solares.

Señales de la galvanización durante la soldadura

El trabajo de preparación adecuado para quitar el galvanizado del área de soldadura reducirá la exposición a los vapores del óxido de cinc, sin embargo, algo quedará. El humo verde amarillento, las partículas de polvo blanco flotando en el aire y los residuos blancos que rodean el área de soldadura son indicios de la presencia del óxido de cinc.

La exposición a grandes cantidades de vapores de óxido de cinc color verde amarillento causarán una intoxicación por soldadura de galvanizado, que comúnmente se denomina fiebre por vapores de metal. La magnitud de la exposición tendrá un impacto directo en la gravedad de los síntomas.

Síntomas de intoxicación con acero galvanizado (fiebre por vapores de metal)

Los síntomas de la intoxicación por galvanizado son similares a los de la gripe. La fiebre por vapores de metal comienza poco después de la exposición al óxido de cinc y entre los síntomas se encuentran los dolores de cabeza leves y las náuseas. Si la exposición es mayor, los síntomas de la gripe comienzan a ser permanentes.

La exposición moderada al óxido de cinc provoca escalofríos, temblores, fiebre leve, vómitos y sudor frío. Cuando los síntomas enumerados se desencadenan, es tiempo de dejar de soldar y tomar aire fresco. Los síntomas pueden volverse extenuantes y quizás necesites descansar hasta que cesen.

Las fatalidades han estado asociadas con los casos extremos de intoxicación. Por lo tanto, cuando comienzan los síntomas de la fiebre por vapores de metal, debes detener la exposición de inmediato.

Cuánto dura la "fiebre por vapores de metal"

La fiebre por vapores de metal es de corta duración, los síntomas comienzan a ceder dentro de las cuatro horas a partir de la exposición y desaparecen por completo dentro de las 24 horas. En casos de sobreexposición extrema, se pueden extender por 48 horas.

Beber leche puede acelerar el proceso de recuperación, ya que el calcio ayuda a eliminar del cuerpo las acumulaciones de cinc.

Los Centros para el Control de Enfermedades de EE. UU. (CDC, por sus siglas en inglés) y la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de EE. UU. (OSHA, por sus siglas en inglés), han llevado a cabo algunos estudios para determinar los efectos a largo plazo de la soldadura de acero galvanizado. Ninguno ha demostrado problemas de salud a largo plazo a causa de la exposición continua a los vapores del óxido de cinc o los casos reiterados de fiebre por vapores de metal.

Cómo evitar la sobreexposición a los vapores del acero galvanizado

Contar con la ventilación adecuada, evitar el contacto directo con el humo del óxido de cinc y hacer un buen trabajo de preparación antes de soldar, reducirá las posibilidades de padecer la fiebre por vapores de metal. Los soldadores experimentados que han padecido este tipo de intoxicación te recomendarán beber leche, durante y después de soldar acero galvanizado, para evitar inconvenientes.

Existen algunas máscaras de soldadura especiales que suministran aire fresco a las personas que trabajan frecuentemente con acero galvanizado.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles