Efectos secundarios de la testosterona sintética

Escrito por james rutter | Traducido por susana inglese
Efectos secundarios de la testosterona sintética

La testosterona sintética se utiliza para variados tratamientos médicos.

drugs in doctors gloved hand image by Keith Frith from Fotolia.com

La testosterona sintética es un fármaco utilizado para tratar una serie de enfermedades médicas. Los pacientes que sufren de ciertas enfermedades preexistentes no deben tomar la testosterona y su uso puede resultar en una amplia variedad de efectos secundarios, algunos de los cuales son fatales.

Otras personas están leyendo

Identificación

La testosterona sintética es una forma de fabricación de la testosterona a partir de la que naturalmente producen la hormona esteroide en los testículos; los ovarios en las mujeres -en cantidades mucho menores- y las glándulas suprarrenales en ambos sexos. En los hombres, la testosterona juega un papel importante en el desarrollo sexual normal, causando las características masculinas (voz grave, vello facial) y la producción de semen. También presenta efectos anabólicos, para estimular el crecimiento muscular mediante el aumento de la síntesis de proteínas y la promoción de la densidad ósea. Las empresas farmacéuticas ofrecen versiones de testosterona inyectable, oral y transdérmicas (aplicada a la piel). Sólo se diferencia de la testosterona molecular por las modificaciones que prolongan sus efectos.

Usos medicinales

Los médicos recetan testosterona para tratar una serie de afecciones médicas. En los hombres, la producción de testosterona natural alcanza su nivel más alto a los 25 años, y disminuye a una tasa de alrededor del 2 por ciento anual a partir de entonces. Esta degeneración natural puede causar disminución de la libido y de la densidad ósea, pérdida de masa muscular, depresión y fatiga mental. Los médicos recetan testosterona para revertir estos efectos y ayudar a los hombres mayores a mejorar la calidad de vida. La testosterona también se utiliza para tratar a los adolescentes que sufren de retraso en el comienzo de la pubertad y el hipogonadismo (testosterona baja del suero sanguíneo) que puede resultar por lesiones en la glándula pituitaria o el hipotálamo, tumores, traumatismos o radiación. Debido a que la testosterona promueve la síntesis de proteínas en los músculos, los médicos la recetan a los pacientes que sufren de enfermedades que causan la pérdida de masa muscular (esclerosis múltiple, enfermedad de Lou Gehrig, distrofia muscular y el SIDA). Los médicos también administran testosterona a las mujeres que sufren de cáncer de mama. La dosis médica varía, dependiendo del método de transmisión y puede oscilar entre 50 mg a 400 mg cada dos a cuatro semanas.

Contraindicaciones

La testosterona sintética puede ampliar la próstata de los hombres de edad avanzada y no es recomendable para quienes sufren o son propensos al cáncer de próstata. Los hombres que sufren de cáncer de mama deberían evitar la adopción de cipionato de testosterona. Además, cualquier persona alérgica a las hormonas o cualquier otro de los ingredientes (la testosterona inyectable contiene alcohol bencílico) debe evitar su uso. Los pacientes con enfermedad hepática, enfermedad coronaria, dolor en el pecho, el colesterol alto o cualquier persona que ha tenido insuficiencia cardíaca en el pasado deben consultar con un médico primero. Como la testosterona puede afectar los niveles de azúcar en la sangre, los diabéticos deben discutir el tratamiento con sus médicos y controlar el azúcar ante cualquier cambio durante el tratamiento. La testosterona es considerada una droga de categoría X durante el embarazo, lo que significa que se sabe que causa defectos de nacimiento en los fetos. Las mujeres embarazadas deben evitar tomar cipionato de testosterona.

Hepatotoxicidad

El uso prolongado de la testosterona exógena puede dar lugar a la hepatitis peliosis (el desarrollo de quistes llenos de sangre dentro del hígado y/o los riñones), que puede causar la muerte. Además, algunas formas orales de testosterona sintética están diseñados para hacer que sea difícil para el hígado descomponerlas a través de un proceso de 17-alfa-alquilación (unión de un grupo alquilo) para conseguir este efecto, que se hizo conocido por causar toxicidad hepática . La testosterona puede provocar cambios en los niveles hepáticos y también puede causar el exceso de sodio y retención de agua, lo que pone presión adicional en el hígado y los riñones.

Otros efectos secundarios

La testosterona puede causar una serie de enfermedades graves, incluyendo la presión arterial alta, la reducción de los niveles de colesterol bueno, ictericia (coloración amarillenta de la piel) y enfermedades del corazón. También puede causar dificultad para orinar (debido al agrandamiento de la próstata), acné, piel grasosa y edema (hinchazón de los pies y los tobillos). La testosterona sintética puede afectar el humor y el bienestar, y los usuarios informaron excitabilidad, aumento de la agresividad, depresión y dolores de cabeza.

Disfunción sexual

La testosterona puede mejorar las características masculinas, la profundización de la voz y la producción de exceso de vello facial y corporal. Si el exceso de testosterona se convierte en estrógeno, puede dar lugar a la ginecomastia (agrandamiento de las mamas masculinas). Esta condición puede requerir cirugía para corregirse. Las mujeres son particularmente susceptibles a los efectos masculinizantes de la testosterona, que también se pueden incluir un alargamiento del clítoris, aumento de la libido y la interrupción del ciclo menstrual. Los hombres que toman exógenos de testosterona -no producidos por el cuerpo- durante largos períodos inhiben la producción natural del cuerpo de testosterona, y cuando se interrumpe el tratamiento, puede ser necesario reiniciar la producción natural mediante el uso de la gonadotropina coriónica humana (un precursor natural de la testosterona).

Complicaciones según la forma de administración

La manera en que se administra la testosterona también puede causar complicaciones. La testosterona oral puede causar toxicidad hepática; la testosterona inyectable puede causar abscesos, infección y la fluctuación en el deseo sexual, el estado de ánimo y nivel de energía y la testosterona en crema puede causar erupciones cutáneas, irritación de la piel e indicios de calvicie masculina.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media