Ejemplos de historias sociales

Escrito por diane todd | Traducido por paulina illanes amenábar
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Ejemplos de historias sociales
Imágenes relacionadas con las historias sociales pueden ayudar a algunos niños a comprender. (grandma's baby shoes. image by Mary Beth Granger from Fotolia.com)

Una historia social es un recurso que fue inventado en 1991 por Carol Gray, director del Centro de Gray para aprender y comprender, para ayudar a los niños que sufren de autismo. Estas historias son creadas por un maestro o padre de familia y son específicas para el niño y la situación particular con la que el niño está teniendo problemas.

Otras personas están leyendo

Investigar el comportamiento

Para crear una historia social para ayudar a un niño autista, debes empezar por identificar el comportamiento que estás tratando de superar. Por ejemplo, un niño autista puede participar en manifestaciones emocionales profundas cuando se enfrenta a un conflicto de menor importancia, tal como la incapacidad de atar su zapato. El escritor debe vigilar el comportamiento del niño y documentar la frecuencia de los casos en que el niño reacciona inadecuadamente al atar el zapato. La historia debe reflejar el incidente del zapato específicamente con el fin de tener el efecto óptimo en el niño. En otras palabras, el niño no puede hacer la conexión que su comportamiento debe ser modificado cuando se trata de un zapato desatado si la historia es acerca de cómo reaccionar ante un juguete roto.

Crea tus oraciones

Una vez que el comportamiento se evalúa, el creador de la historia tiene que escribir una serie de frases que son apropiadas para la edad y sirven a una serie de propósitos. Una frase descriptiva explica la situación o el medio ambiente donde se produce el problema: "Todos los días antes de la escuela, tengo que ponerme los zapatos y atarlos". Una frase de perspectiva da la perspectiva del niño u otras personas en la situación: "cuando no puedo atarme los zapatos, me siento muy enojada". Por último, una frase directiva le da al niño instrucciones específicas sobre qué hacer o no hacer. "Cuando me siento enojado, no debo gritar y llorar" o "cuando tengo problemas para atarme los zapatos, yo tranquilamente debería levantarme y pedir ayuda a mamá". Puedes incluir frases adicionales para aclarar el punto, como una frase de otro punto de vista que dice: "las personas se sienten infelices cuando les grito".

Crear tu libro

Una vez que tengas tus frases base diseñadas, es el momento de hacer el libro. Puedes crear historia en forma de libro por páginas plegables para hacer un folleto. Incluye una página para cada frase que has escrito. Imprime cada frase en la parte superior de la página. Puedes incluir imágenes para ayudar al niño a entender mejor lo que las palabras dicen, sin embargo, la inclusión de imágenes debe ser específica para el niño también. En otras palabras, algunos niños se distraen por las imágenes. Estos niños serían malos candidatos para tener fotos en su historia. Los niños autistas que funcionan mejor, como los que sufren Síndrome de Asperger, pueden entender una historia social sin imágenes en absoluto. También puedes mostrar tu historia en una cartulina grande con páginas independientes publicadas a lo largo de la pared.

No dejes de ver

Recursos

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles