Vida

Ejemplos de parábolas en la literatura

Escrito por april lee | Traducido por adriana de marco
Ejemplos de parábolas en la literatura

John Foxx/Stockbyte/Getty Images

La parábolas son historias que sirven para ilustrar un punto moral. Muchas parábolas son de naturaleza religiosa y se las puede encontrar en textos de religión como la Biblia o la Tipitaka Budista. Hay también parábolas laicas, incluyendo las fábulas de Esopo, como la del Niño que gritaba lobo. En la literatura pueden ser una forma efectiva de enseñanza, como las historias que se pueden recordar con claridad e interés y que generalmente son más memorables que otras herramientas de enseñanza.

Otras personas están leyendo

El Niño que gritaba lobo

Esta es una parábola que está incluida en las fábulas de Esopo y que advierte sobre la mentira y sus inevitables consecuencias. La frase "el niño que gritaba lobo" se ha convertido en parte del folclore vernáculo. El niño, un pastor de ovejas, se aburría mientras cuidaba a las ovejas en el cerro, así que gritó que un lobo estaba atacando a sus animales. Los habitantes de la villa corrieron a ayudarlo, sólo para darse cuenta, cuando llegaron, de que había mentido. Hizo lo mismo una segunda vez, con el mismo resultado. Al final de la parábola, llega un lobo real a comerse a las ovejas y el niño vuelve a a pedir ayuda, pero esta vez los pobladores lo ignoran porque creyeron que les mentía otra vez. El niño descubrió entonces que rara vez se le cree a un mentiroso, aunque esté diciendo la verdad.

El hijo pródigo

Esta es una parábola que está tanto en el libro de Lucas como en las enseñanzas del Sutra del Budismo Mahayana y que enseña, en ambas ediciones, sobre el amor de Dios por la humanidad. Se trata de un hijo, que dejando a su rico padre, se va a la ciudad, en la que se vuelve pobre y miserable. El hijo desea independencia, pero, se da cuenta de que no puede sobrevivir sin su padre; esto es un paralelo con la rebelión humana contra Dios y sus consecuencias. En la versión budista, el padre acepta nuevamente a su hijo pidiéndoles a sus empleados que lo hagan tomar un trabajo en el que debe hacer trabajos menores. Cuando el padres está por morir, le dice a su hijo que le deja toda su fortuna. En la versión del Libro de Lucas, el hijo debe aceptar, cuando regresa a su casa, como trabajo darle de comer a los cerdos; su padre organiza una enorme fiesta de recepción. En ambas versiones se ilustra la manera en la que Dios recibe a aquéllos que lo siguen.

Todo es vanidad

Esta es una parábola budista, sobre cómo los humanos deben renunciar a los placeres del mundo y tratar de vivir una vida sin tentaciones o sufrimiento. En ella, una rara variedad de monos vivía en los Himalayas. Los cazadores pusieron una trampa para capturarlos, porque querían cobrar los premios por atraparlos y conseguir la rara sangre que tienen. Los monos eran inteligentes y habilidosos para evitar la trampa, pero no podían resistir el vino de arroz ni los zapatos lujosos, así que los cazadores pusieron en la trampa un barril de vino y unos zuecos de baile. Los monos se dieron cuenta de que era una trampa, pero aun así no pudieron resistir la tentación y así los cazadores los atraparon y mataron. La parábola ilustra cómo la gente se deja sobrecoger por la tentación aunque sepan que es malo para ellos, así que lo mejor que se puede hacer es encontrar la forma de deshacerse del deseo y buscar la reencarnación en otra vida libre de tentaciones y sufrimientos.

La nueva ropa del emperador

Esta es una parábola sobre la falta de voluntad para prestarle atención a algo que está mal por miedo a pasar por tonto. A un emperador vanidoso, que disfrutaba usando ropas lujosas, lo visitaron dos artistas estafadores que le dijeron que crearían sólo para él un traje que iba a ser invisible únicamente para los ojos de los estúpidos y de los incompetentes. El emperador le pagó a los hombres para que hicieran su trabajo, aunque realmente no hicieron nada y sólo lo pretendieron. Todos a los que se les mostraba "la ropa" pretendían admirarla por miedo a pasar por estúpidos o incompetentes. El emperador terminó quitándose su ropa para ponerse la ropa invisible para desfilar desnudo por la ciudad. La única persona que llama la atención sobre el hecho de que el emperador estaba desnudo es un joven de la calle.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media