Salud

Ejercicio tras una histerectomía

Escrito por linda freeman webster | Traducido por juliana star
Ejercicio tras una histerectomía

Caminar es un buen ejercicio después de haber pasado por una histerectomía.

exercise at the beach image by Pix by Marti from Fotolia.com

Después de someterte a una histerectomía puedes regresar fácilmente al ejercicio de forma gradual siguiendo las indicaciones de tu médico y escuchando a tu cuerpo. Es importante no hacer muchas cosas de repente sino ejercitarte con pequeños avances y mucho descanso entre las sesiones para que tu cuerpo tenga tiempo de sanar internamente. Después de que la curación haya terminado es posible que te vuelvas más fuerte y logres estar en forma siguiendo un régimen regular de entrenamiento.

Para empezar

Durante las primeras seis semanas después de la cirugía debes intentar dar un paseo desde el primer día que has salido del hospital, pero debes hacerlo de forma inteligente. Camina una o dos cuadras a un paso que vaya de lento a moderado y que te parezca cómodo, luego descansa cuando llegues a tu casa. Más tarde en el mismo día camina una o dos cuadras y vuelve a descansar al terminar. Cada día añade una pequeña distancia a tus caminatas e incrementa el ritmo según te parezca cómodo. Después de dos semanas debes ser capaz de mantener un ritmo y una distancia moderada e incrementar ambos hasta donde lo toleres. Continúa enfocándote en los períodos de descanso incluso si no te cansas, ya que el interior de tu cuerpo necesita reposar para sanar apropiadamente.

Restricciones de levantamiento de peso

La mayoría de los doctores después de una cirugía te restringirán a un levantamiento de peso de 10 libras (4,53 kg). Esto es lo más importante durante las primeras semanas después de la intervención para que no te ocasiones tensión y lesiones en el sitio de la operación. Si levantabas peso de forma regular antes de la intervención tendrás una mayor fuerza base y sanarás más rápido, e incluso quizá tengas el estado físico como para levantar pesos ligeros después de dos o tres semanas. Comienza levantando la mitad del peso que levantabas antes de la cirugía para las repeticiones altas. Si hacías 12 repeticiones de levantamiento de pesas con 50 libras (22,68 kg), debes comenzar con 15 a 20 repeticiones de 25 libras (11,34 kg). Debes discutir tu plan de regresar al levantamiento de pesas con tu doctor antes de comenzar. Si no levantabas peso de forma regular antes de la intervención debes esperar hasta después del período de sanación de seis semanas antes de comenzar el entrenamiento.

Estiramientos

Durante las primeras seis semanas de sanación, el yoga o los estiramientos suaves son buenas actividades que puedes probar. El estiramiento mejora tu circulación que puede verse afectada por la cirugía. También puede mejorar tu digestión que la anestesia pudo haber alterado. Quizá sientas rigidez y dolor en tu cuerpo debido al reposo y la inactividad, por lo que el estiramiento puede hacerte sentir una mayor comodidad. Tu régimen de estiramiento debe ser tan sencillo como levantarte y estirarte por encima de la cabeza, estirarte de lado a lado e intentar tocar el techo varias veces, luego debes intentar alcanzar los dedos de tus pies y mantenerte así haciendo varias respiraciones profundas. Estírate tantas veces como quieras y ten cuidado de no presionarte o forzarte hasta un punto incómodo.

Siguientes pasos

Después de recibir el alta total de tu doctor comienza con un programa de entrenamiento cardiovascular y de fortaleza regular para mantener un peso deseable y saludable. Realiza ejercicios cardiovasculares seis o siete días por semana durante 30 a 60 minutos cada vez, comenzando con la actividad y el nivel de intensidad que puedas tolerar fácilmente. Ejemplos de ejercicios cardiovasculares son la caminata enérgica, trotar, correr, bailar y tomar clases de step, usar máquinas elípticas y bicicleta. El entrenamiento con pesas es necesario para hacer que tu metabolismo trabaje eficientemente y para combatir el aumento de peso que es común entre las mujeres con una histerectomía. Un entrenamiento completo de tres veces por semana durante 45 minutos es un buen punto de partida, realizando sentadillas, prensa con las piernas, el pecho, flexiones de brazos, tirar de una barra con los brazos, movimientos de remo en un asiento, flexiones de bíceps, flexiones de tríceps hacia atrás, subidas laterales y abdominales.

Opciones alternativas

Los métodos alternativos de movimiento también pueden ser benéficos después de una histerectomía. El yoga y el tai chi tienen efectos positivos en el balance hormonal, la circulación, la digestión, el ritmo cardíaco y el alivio del estrés. Muchas mujeres se enfrentan a la lucha contra algunos de estos problemas después de una cirugía y se sienten mejor cuando realizan un ejercicio consciente. Hacer tan poco como 10 o 15 minutos de ejercicio al día pueden ayudarte a sentirte más saludable y equilibrada.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media