Ejercicio de yoga para rigidez de hombro y cuello

Escrito por paul bright | Traducido por martin santiago
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Ejercicio de yoga para rigidez de hombro y cuello
La postura halasana (o arado) de la figura es buena para tu cuello. (Creatas Images/Creatas/Getty Images)

El día duro de trabajo, especialmente si estás encorvado sobre un ordenador, puede generar rigidez en el cuello y hombros. Esto puede traducirse en constantes dolores de cabeza y problemas para dormir. Afortunadamente, hay algunos ejercicios de yoga, como el giro de cuello y la postura halasana, pueden ayudar a aliviar estos problemas. Puedes hacer estos ejercicios en casa sin necesidad de un espacio amplio y con un poco de silencio.

Otras personas están leyendo

Giro de cuello

El giro de cuello es una pose de yoga que puedes practicar para comenzar una relajación suave de los hombros y cuello. Comienza sentándote con las piernas cruzadas en el suelo, manteniendo la espalda recta. Pon las manos sobre las rodillas. Cierra los ojos y respira profundamente a medida que intentas relajar todo tu cuerpo en esta posición. Una vez que estés relajado, deja caer suavemente la cabeza hacia adelante, hacia arriba y luego hacia atrás al menos tres veces. Relaja los músculos de la cara y tus labios mientras lo haces. Para la siguiente parte, gira la cabeza hacia el extremo derecha durante tres segundos y luego regresa a la posición central. A continuación, gira la cabeza hacia la izquierda de la misma manera. Repite esto cuatro veces. Para la fase final, lleva tu oreja izquierda hacia el hombro izquierdo y mantén la posición durante cinco segundos, vuelve al medio otra vez y repite hacia el otro lado (oreja derecha al hombro derecho). Regresa la cabeza a la posición inicial para finalizar el ejercicio.

Halasana o postura del arado

La pose de arado requiere más flexibilidad, pero también puede ser uno de los ejercicios más beneficiosos si se realiza correctamente. La postura del arado puede estirar tu columna vertebral y los hombros de una sola vez, al mismo tiempo que promueve la circulación apropiada a través de tu cuerpo. Comienza recostándote sobre tu espalda con las piernas estiradas y los brazos estirados al lado de la cintura. Respira lenta y profundamente durante 20 segundos para ayudar a relajar el cuerpo y la columna vertebral. Mientras sigues respirando profundamente, comienza a levantar las piernas del suelo sin doblar las rodilla. Presiona hacia abajo con las palmas para obtener más apoyo. Levanta las piernas y llévalas sobre tu cabeza lo más que puedas sin levantar los hombros o la cabeza. Permanece en esta posición durante unos segundos para permitir que tu columna vertebral estire cada vértebra.

Si es posible, dirige tu barbilla hacia el pecho. Levanta los brazos hacia arriba y entrelaza los dedos detrás de la cabeza para completar la posición. Mantén esta posición durante tanto tiempo como puedas, y no te olvides de respirar profundamente. Luego, lentamente, lleva las piernas hacia su posición inicial para terminar con la postura.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles