¿Qué ejercicios causan una hernia hiatal?

Escrito por jon williams | Traducido por maría j. caballero
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Qué ejercicios causan una hernia hiatal?
Las prensas de banco pueden empeorar los síntomas de una hernia hiatal. (Pixland/Pixland/Getty Images)

Si tienes una hernia hiatal, es posible cuestionar la sabiduría convencional de que el ejercicio es bueno para ti. Cuando se presentan síntomas agudos, el ejercicio es probablemente la última cosa en tu mente. Tal vez has encontrado que ciertos tipos de ejercicios hacen que tus síntomas empeoren. La mayoría de la gente piensa de una hernia como algo que sucede cuando te esfuerzas o te desgarras un músculo, por lo que puedes pensar qué ejercicio causó esto en primer lugar. Sin embargo, la relación entre el ejercicio y una hernia hiatal no es tan simple. Es probable que el ejercicio no sea la causa directa de la hernia y el tipo correcto de ejercicio puede ser justo lo que recetó el doctor.

Otras personas están leyendo

Hernia hiatal

Una hoja de músculo llamado diafragma separa el pecho de tu estómago. El diafragma te ayuda a respirar, pero también ayuda a mantener el estómago por debajo de la cavidad torácica, donde pertenece. Una hernia hiatal ocurre cuando se presenta una ruptura en el diafragma y el estómago sobresale a través de la abertura. A menos de que la hernia hiatal sea grande, por lo general se cura con el tiempo. Algunos tipos de ejercicio pueden promover la cicatrización.

Causas

Las causas específicas de una hernia hiatal no se conocen, pero el ejercicio no se ha identificado como una causa. Sin embargo, los factores de riesgo de ésta han sido identificados e incluyen la obesidad, el aumento de la edad y el tabaquismo. En la medida en que el ejercicio promueve un peso saludable y disminuye el riesgo de obesidad, reduce el riesgo de desarrollar una hernia hiatal.

Hernia hiatal y reflujo gastroesofágico

La hernia hiatal no causa directamente dolor, pero sí contribuye a una condición conocida como enfermedad de reflujo gastroesofágico. Ésta ocurre cuando el alimento y los jugos digestivos del estómago suben hacia el esófago, que es el tubo que va desde la boca hasta el estómago. Un músculo llamado esfínter esofágico inferior rodea la parte inferior del esófago justo encima de la entrada al estómago. Este músculo se relaja para permitir el paso del alimento hacia el estómago y aprieta para cerrar el esófago para mantener el alimento y los jugos digestivos en el estómago. Las hernias hiatales parecen causar que el esfínter esofágico inferior no funcione correctamente, permitiendo que el contenido del estómago se regrese hacia el esófago, una afección conocida como reflujo ácido.

Síntomas

Los síntomas más prominentes de la hernia hiatal son los que experimentas a causa del reflujo gastroesofágico, incluyendo ardor de estómago, dolor en el pecho, el sabor del ácido del estómago en la boca y los vómitos del contenido del estómago hacia la boca. El dolor a veces puede ser intenso y puede afectar significativamente tu vida diaria.

Beneficios del ejercicio

Los períodos regulares y cortos de ejercicio de intensidad moderada pueden reducir los síntomas del reflujo gastroesofágico y mejorar las hernias hiatales. Los ejercicios y actividades que ayudan a perder peso, aprietan los músculos del estómago o fortalecen tu diafragma, lo que puede ayudar a prevenir la hernia hiatal y puede promover la curación de ésta. Por ejemplo, el yoga, los ejercicios de respiración profunda y los ejercicios aeróbicos que causan una respiración profunda fortalecen tu diafragma. Estas actividades también queman calorías y ayudan a controlar el peso.

Ejercicios que causan problemas

Aunque el ejercicio en general puede promover la curación de las hernias hiatales, ciertos tipos de ejercicios y actividades pueden empeorar los síntomas. Los ejercicios aeróbicos que agitan el cuerpo, como correr de forma vigorosa, pueden inducir reflujo ácido, incluso en aquellos que no tienen problemas con la acidez estomacal crónica, según un artículo del 26 de julio de 2010 del "New York Times". Los ejercicios y actividades en los que estás en posición plana o colocas presión en tu estómago también pueden causar reflujo ácido. Hacer presas de banca, flexiones de piernas, elevaciones de piernas, por ejemplo, crean presión abdominal y te posicionan de forma que la gravedad ayuda a que el contenido del estómago vaya hacia el esófago.

Soluciones

En primer lugar, evita comer dos horas antes de hacer ejercicio. En segundo lugar, si tienes una hernia hiatal, evita los ejercicios que causan problemas. Mientras que tu hernia se está curando, anda en bicicleta fija, haz ejercicios de yoga y participa en actividades más suaves que no agiten el contenido de tu estómago.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles