Ejercicios para dilatar el cuello uterino

Escrito por dana severson | Traducido por lucia g. cejas
Ejercicios para dilatar el cuello uterino

La mayoría de las mujeres pueden permanecer activas durante el embarazo.

Ryan McVay/Photodisc/Getty Images

El ejercicio se considera a menudo bueno cuando se está embarazada. No sólo ayuda a reducir las molestias que se asocian con el embarazo, como la distensión abdominal, fatiga, estreñimiento, dolores de espalda e insomnio, sino que también mejora el estado de ánimo, la resistencia y la fuerza. De hecho, muchas mujeres están mejor preparadas para hacer frente al trabajo de parto como consecuencia de la actividad física regular. Hay ciertas restricciones que existen durante el embarazo, pero la idea de que el ejercicio puede ayudar a dilatar el cuello del útero es más un mito que algo basado en hechos reales.

Otras personas están leyendo

Caminar

Caminar parece ser el único ejercicio con cualquier beneficio potencial. Pero esta forma de ejercicio no va a inducir en realidad el trabajo de parto o hacer que el cuello del útero se dilate. En cambio, a veces puede ayudar a acelerar un parto largo. Según el Dr. William Camann, director de Anestesia Obstétrica del Hospital Brigham y de la Mujer en la Escuela de Medicina de Harvard, las mujeres que se levantan y se mueven durante el parto tienden a tener un trabajo de parto más fácil que las que permanecen acostadas.

Evidencia

Al buscar una correlación entre el paseo y la facilidad del trabajo de parto, sin embargo, es difícil determinar qué pasa primero. Que caminar durante el trabajo de parte lo haga más fácil o que un trabajo de parto fácil permita que la mujer camine es discutible. Si tu médico te da el visto bueno, no dudes en ponerte de pie y dar un paseo para medir sus beneficios.

Complicaciones

Esto puede llevar a preguntarte por qué algunas mujeres deben limitar su nivel de actividad. La mayoría de las restricciones de ejercicio durante el embarazo se atribuyen generalmente a complicaciones prenatales. Si tu embarazo es normal, es probable que tu médico no te impida reducir tu nivel de actividad física para mantener el cuello uterino dilatado. Cosas como la preeclampsia, el parto prematuro o el sangrado vaginal pueden conducir a restricciones en el ejercicio, de acuerdo con el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos. Pero es el resultado de estas enfermedades, no la probabilidad de dilatación, la que te impide ejercitar. Por ejemplo, la preeclampsia, que es la presión alta que induce el parto, puede restringir el flujo de sangre a la placenta o incluso causar un desprendimiento de ella.

Restricciones

Incluso si no tienes complicaciones prenatales, algunas actividades son limitadas durante el embarazo. Pero al igual que las complicaciones, estas restricciones no giran en torno a la posibilidad de que el cuello uterino se dilate. Por el contrario, implican la posibilidad de caídas o lesiones durante el ejercicio, lo que puede hacerte daño a ti o al bebé. Los aeróbicos de alto impacto son una de las restricciones más comunes de ejercicios, explica la Asociación Americana de Embarazo. Debido a que tu centro de gravedad ha cambiado, los movimientos de saltos repentinos pueden hacer que pierdas el equilibrio y causar una caída. También debes evitar el patinaje sobre hielo, el patinaje, el esquí alpino y otras actividades que incrementan la probabilidad de sufrir caídas. Como siempre, habla con tu médico antes de involucrarte en cualquier tipo de actividad física, especialmente si eres principiante.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media