Ejercicios para disco abultado

Escrito por carolyn lawrence | Traducido por laura de alba
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Ejercicios para disco abultado
El dolor por los discos abultados puede ser enorme. (Suffering road sign image by Andy Dean from Fotolia.com)

Los discos abultados pueden ser lo suficientemente dolorosos como para detener a las personas en sus caminos, pero las víctimas aún se pueden ejercitar. Aunque la condición es dolorosa, hay ejercicios que pueden ayudar a aliviar el dolor y de hecho ayudar a sanar el disco debilitado.

¿Qué es un disco abultado?

Un disco abultado es una condición espinal en la que la cubierta protectora de un disco vertebral está debilitada, lo que provoca que el gel interno del disco se salga. Este abultamiento del gel interno irrita los nervios alrededor de la columna y provoca gran incomodidad. Los discos dentro de la espina no están equipados con nervios, así que el dolor no está de hecho centrado ahí; la presión que coloca sobre los nervios alrededor de la columna son los que están irritados, inflamados y dolorosos.

Los discos abultados necesitan de flujo sanguíneo y oxígeno fresco para sanar apropiadamente, lo que el ejercicio puede proveer. El dolor e irritación sentidos durante el ejercicio pueden ser intensos, pero evitar ejercitarse también de hecho prolonga el proceso de curación.

Ejercicios para discos abultados

Dado que se recomienda que los pacientes con discos abultados eviten los ejercicios de alto impacto, un conjunto de ejercicios que los pacientes pueden hacer para ayudar a que el disco sane requiere una pelota de terapia. Mientras estás sentado en la bola de terapia, suavemente salta sobre ella no más de cinco minutos al día. No hagas un gran salto, sino un salto ligero, sólo para ayudar físicamente a que la sangre fluya hacia el área. Ayudando físicamente al flujo sanguíneo, puedes ayudar a que el disco sane más rápido.

Otro grandioso ejercicio para ayudar con el proceso de sanado es marchar en un trampolín. Utilizando un mini trampolín o incluso un colchón, marchar de cinco a 10 minutos al día puede ayudar a fortalecer los músculos incrementando la estabilidad en el área dañada. Y en este ejercicio, también, ayudas con el flujo sanguíneo.

Estiramientos para discos abultados

También es importante incorporar estiramientos en el régimen de bienestar del paciente. El mejor ejercicio para los discos abultados es la inclinación de pelvis. Inclinando el hueso pélvico hacia adelante y hacia atrás, puedes fortalecer los músculos de la espalda. Modifica este estiramiento recostado en el piso con las rodillas dobladas; inclina el hueso pélvico hasta que la espalda esté presionada en el piso. Sostén la posición por cinco segundos y después suelta, arqueando la espina hasta que la pelvis se incline hacia abajo. Repite y sostén.

Para un estiramiento más intenso, párate cerca de la pared, con el lado del cuerpo afectado por el abultamiento lejos de la pared. Con el hombro contra la pared, acerca tu cadera hacia la pared. Este estiramiento de hecho puede ayudar a que sea uniforme el gel dentro del disco, para que no presione el nervio. Continuando con el tema, los que sufren la enfermedad pueden hacer lo que se conoce como la pose de cobra. Descansa sobre tu estómago y levanta tus antebrazos sosteniendo la pose por cinco segundos; después suelta. Esta extensión de la espalda ayuda a uniformar el gel también.

Los pacientes que sufren de discos abultados deben recordar ser gentiles cuando se trata de un daño vertebral. Sobre-estirarse y llevar a cabo demasiadas repeticiones de incluso estos ejercicios puede de hecho causar más daño, así que asegúrate de consultar a un médico antes de comenzar con cualquier régimen de ejercicios.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles