Ejercicios de flexión y respiración profunda para curar las venas varicosas

Escrito por jan millehan | Traducido por xochitl gutierrez cervantes
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Ejercicios de flexión y respiración profunda para curar las venas varicosas
La respiración profunda ayuda contra las dolorosas varices. (Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images)

Las varices afectan a la mitad de la población de 50 años ó más de edad en los Estados Unidos, según un informe realizado en 2010 publicado en la página web del gobierno, Women's Health (Salud de la Mujer). Las varices son venas anormalmente hinchadas o simplemente con nudos que aparecen cuando existen daños o defectos en las válvulas interiores de una vena. Aunque no existe cura para esta enfermedad, realizando ejercicios de flexión y respiración profunda, puedes aumentar la circulación y reducir las probabilidades de que se sigan desarrollando o que aparezcan otras nuevas, además, alivias el dolor relacionado con esta enfermedad.

Otras personas están leyendo

Definición

Las venas varicosas, venas dilatadas y nudos azulados, se producen dos o tres veces más frecuentemente en mujeres que en hombres, según el sitio web de Health Communities (Salud de las Comunidades). Las varices pueden afectar cualquier vena del cuerpo, pero aparecen con más frecuencia en las piernas y pies. En estas venas pueden producir saturación, pesadez, dolor y algunas veces dolor en las piernas. También, se experimenta hinchazón leve y, en casos severos, se desarrollan úlceras cerca de los tobillos. Las heridas en venas varicosas pueden hacer que aparezca la flebitis, inflamación o trombosis, cuando aparecen coágulos en las venas.

Causas

Las venas varicosas se deben a la presencia de válvulas débiles o dañadas en el interior de las venas. Una circulación eficiente de la sangre, en todo el cuerpo hasta el corazón, depende del correcto abrir y cerrar de las válvulas en las venas pequeñas. A medida que las personas envejecen estas válvulas se debilitan. Las válvulas debilitadas no cierran correctamente para evitar que la sangre fluya en retroceso. El resultado es que la sangre puede derramarse en forma descendente y, entonces, formar venas más grandes e hinchadas. También, las venas varicosas pueden aparecer debido a válvulas congénitamente defectuosas o dañadas por un embarazo, obesidad, falta de movimiento u otras razones desconocidas.

Ejercicios de flexión

Los músculos de las piernas deben presionar para impulsar la sangre de regreso al corazón en contra del flujo de gravedad. Los ejercicios de flexión pueden ayudar a fortalecer estos músculos para evitar una acumulación de sangre en las venas. En el sitio web SohoVein and Vascular, se recomienda complementar flexiones de rodillas con flexiones del tobillo. Para empezar, acuéstate sobre la espalda en el suelo y flexiona lentamente una rodilla hacia el pecho. Sostén la pierna y con cuidado y fuerza haz punta y flexiona los pies varias veces, mientras aprietas los músculos de la pantorrilla y el tobillo. A continuación, repite el ejercicio con la otra pierna. Otro ejercicio de flexión consiste en poner el pie sobre un escalón de cualquier escalera. Mientras te sujetas de la barandilla, deja caer los talones fuera de la altura del escalón. Según un reporte realizado por el sitio Varicose Help, al repetir este ejercicio 40 veces fortalecerás tus pantorrillas.

Respiración profunda

La respiración profunda, que se realiza en los ejercicios de yoga, produce una presión fuerte en el pecho que conduce la sangre desde las venas de las piernas hasta el pecho para ayudar a aliviar las varices, según comenta la Dra. Agatha M. Thrash. Intenta hacer un ejercicio de yoga para las piernas, acostándote de espaldas sobre el suelo. Realiza una respiración larga, lenta y profunda, mantén la respiración mientras levantas las piernas de forma perpendicular a tu cuerpo, con los dedos de los pies apuntando hacia arriba. Mantén las piernas en esa posición, mientas lentamente exhalas e inhalas. A continuación, realiza otra respiración profunda, mientras bajas lentamente las piernas. Realiza dos respiraciones profundas y repite el ejercicio tres veces. Otro ejercicio de respiración profunda consiste en colocar un pie sobre una silla y respirar profundamente por la nariz hasta que el oxígeno llegue al "vientre". Realiza este ejercicio una vez al día durante 10 minutos, según indica el sitio web Holistic Online.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles