Ejercicios para incontinencia masculina

Escrito por ts jordan | Traducido por laura de alba
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Ejercicios para incontinencia masculina
La incontinencia puede provocar que no quieras ser visto en público. (faceless image by Vladimir Melnik from Fotolia.com)

Aunque la incontinencia por estrés es un problema más regularmente visto en mujeres, los hombres también pueden sufrir de esta condición potencialmente avergonzante. Si se deja sin supervisión por demasiado tiempo, la incontinencia por estrés puede dañarte tanto social como psicológicamente, tanto como para tener miedo de salir de tu casa. Afortunadamente, si sufres de incontinencia masculina, aún hay esperanza. Muchos clínicos encuentran que el entrenamiento regular con ejercicios Kegel pueden ayudar a aliviar el sufrimiento.

Otras personas están leyendo

Sobre los ejercicios Kegel

Los ejercicios Kegel fueron inventados por Arnold Kegel, y han tenido un resurgimiento en popularidad entre los médicos debido a su habilidad para tratar una variedad de desórdenes del piso pélvico tanto en hombres como en mujeres. Los ejercicios Kegel acondicionan los músculos del piso pélvico (el área desde los genitales hasta el ano), mejorando la fortaleza y aumentando la resistencia muscular. Con el tiempo, esto conduce a una reducción en los incidentes de incontinencia.

Llevando a cabo los Kegels

Para realizar un Kegel, primero debes localizar el grupo muscular apropiado. Los músculos que utilizarás para llevar a cabo estos ejercicios son los mismos músculos que utilizas para detener el flujo de un chorro de orina. Para asegurarte de que conoces los músculos apropiados, la próxima vez que estés en el baño, intenta detener tu flujo de orina varias veces. Hacer esto repetidamente rápidamente te acondicionará para activar los músculos apropiados para los ejercicios Kegel.

Ahora que sabes qué músculos mover, realiza un Kegel sentándote en el borde de una silla. Mientras inhalas lentamente, aprieta los músculos apropiados y mentalmente "siente" tu piso pélvico elevándose. Libera los músculos mientras exhalas, después repite. Idealmente, realiza al menos tres conjuntos de 20 repeticiones en varias ocasiones durante el día. Practica diariamente para un beneficio máximo.

Una variación avanzada

Después de dominar el Kegel básico, intenta llevar la fuerza de tu piso pélvico al siguiente nivel practicando Kegels "progresivos". Para realizar un progresivo, comienza contrayendo los músculos de tu piso pélvico durante un segundo, después libera por un segundo. Durante tu siguiente contracción, sostén por dos segundos, seguidos de dos segundos de descanso. Continúa así hasta que puedas llegar de forma cómoda hasta 10 a 20 segundos. Mejorar la resistencia- fuerza de esta forma hará maravillas con la incontinencia.

Otra variación avanzada es el "aleteo". El aleteo se hace presionando y liberando los músculos del piso pélvico tan rápido como sea posible. Repite esto en conjuntos de 10 aleteos, después descansa un minuto más o menos y comienza de nuevo. Completa un total de tres conjuntos durante el día para un beneficio máximo.

Combinar el Kegel con las variaciones más avanzadas en una rutina de ejercicios diarios puede lograr que tu incontinencia sea una cosa del pasado.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles