DESCUBRIR
×

Ejercicios para los parpados caídos

Actualizado 17 abril, 2017

Los párpados caídos nos hacen parecer más viejos de lo que somos, pero hay manera de darle un realce natural a los párpados; siempre y cuando estés dispuesto a darle a este proceso algo de tiempo (cerca de tres a cuatro semanas) y esfuerzo. Los ejercicios para párpados caídos que ayudan a crear párpados más firmes y levantados pueden ser llevados a cabo diariamente, de tal manera que no tendrás que comprar cosméticos caros ni someterte a procedimientos quirúrgicos. Los párpados superiores pueden verse más frescos y rejuvenecidos, y la reducción de la inflamación alrededor de los párpados inferiores le quitará años a tu apariencia.

Párpados superiores

Siéntate o párate en una posición cómoda y mira hacia el frente. Si lo deseas, puedes ver en un espejo mientras haces este ejercicio. Coloca los dedos índices ligeramente curvos justo abajo de tus cejas. Ligeramente levanta las cejas hacia arriba y contra el hueso superior de las cuencas de los ojos. Ahora, lentamente baja tus párpados superiores por una cuenta de cuatro a cinco hasta que los ojos estén cerrados. Cuenta hasta seis y abre lentamente. Haz este ejercicio tres o cuatro veces más.

Fortalece y tonifica

Los párpados contienen tejido muscular, los cuales deben ser fortalecidos y tonificados justo como cualquier otro músculo en el cuerpo. Un buen ejercicio para hacer esto es colocando varios dedos de cada mano en cada sien, jalando ligeramente los ojos hacia las orejas; los movimientos deben ser ligeros, no extremos. Ahora abre y cierra los ojos en un movimiento rápido, de cinco a diez veces. Esto ayudará a tensar la piel afuera de los ojos. A medida que los tejidos musculares se vuelven más fuertes y comienzan a apretarse, los párpados estarán menos flácidos.

Acción de las cejas

Siéntate derecho, pero en una posición cómoda. Éste es un buen ejercicio completo que se enfoca en los músculos de los párpados superiores, donde los tejidos delgados se hacen flácidos con la edad y la gravedad. Intenta este ejercicio cerca de cinco veces para comenzar, aumentando gradualmente a diez cada día. Mira justo hacia adelante con los ojos bien abiertos. Levanta tus cejas mientras cierras a la mitad tus párpados. Pausa, luego sube los párpados, utilizando los músculos de los párpados y abajo de las cejas. Debes ser capaz de ver la esclerótica (la parte blanca de tus ojos) sobre tu pupila durante la segunda fase de este ejercicio, de manera que debes llevar a cabo este ejercicio usando un espejo hasta que te acostumbres al movimiento.