Ejercicios con el rango de movimiento para la rehabilitación de un hombro fracturado

Escrito por erica roth | Traducido por florencia kushidonchi
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Ejercicios con el rango de movimiento para la rehabilitación de un hombro fracturado
Un hombro fracturado se trata con la inmovilización del brazo durante varias semanas, dependiendo de la gravedad de la lesión. (Creatas Images/Creatas/Getty Images)

El hombro está compuesto por la clavícula, el húmero, que es el hueso de la parte superior del brazo, y la escápula, que es el omóplato. Dos de estos tres huesos (la clavícula y el húmero) pueden fracturarse fácilmente si tienes un traumatismo en el hombro. Un hombro fracturado se trata con la inmovilización del brazo durante varias semanas, dependiendo de la gravedad de la lesión, según la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos. Los ejercicios para el rango de movimiento se prescriben como parte del proceso de rehabilitación para ayudarte a recuperar la movilidad completa de tu hombro y tu brazo.

Otras personas están leyendo

Péndulo en posición de pronación

Una vez que tu fractura haya sanado, tu hombro no será tan flexible como antes. Necesitarás relajar tus músculos y trabajar en la recuperación de tu rango de movilidad normal en la articulación. El Nicholas Institute of Sports Medicine and Athletic Trauma (Instituto Nicholas de Medicina y Lesiones Deportivas) explica que los ejercicios de péndulo pueden aliviar el dolor de una lesión en el hombro, así como reducir la rigidez que puedes sentir, haciendo que te resulte más fácil mover el hombro. El péndulo se hace en posición de pronación (boca abajo) y te puede facilitar la recuperación. Recuéstate en la cama o sobre una mesa, de modo que tu brazo lesionado quede colgando de los bordes. Debe estar perpendicular al suelo con las yemas de los dedos apuntando hacia el mismo. Balancea tu brazo de atrás hacia adelante con movimientos amplios y lentos mientras relajas todos los músculos de la parte superior de tu cuerpo. Si sientes dolor en algún momento, detente y reubica tu brazo para no moverlo tan hacia atrás o tan hacia adelante. Intenta seguir con el ejercicio hasta cinco minutos de ser posible.

El péndulo en posición erguida

Los ejercicios de péndulo en posición erguida pueden resultarte un poco más difíciles hasta que recuperes la fuerza en el hombro lesionado, dado que estarás trabajando contra la gravedad, a diferencia de la posición más relajada de pronación. Inclínate hacia tu cintura en no más de un ángulo de 90 grados. Mantén tu brazo derecho con los dedos apuntando hacia el suelo, y lentamente balancéalo de atrás hacia adelante de la misma manera que en el ejercicio de pronación. A medida que te recuperes, tu fisioterapeuta puede aconsejarte que sostengas unas pequeñas pesas de mano mientras realizas los ejercicios con este rango de movilidad para aumentar tu fuerza. Si no tienes pesas, sustitúyelas con una lata de sopa o una botella llena de agua.

Trepar la pared

La rehabilitación de un hombro fracturado puede incluir ejercicios de trepar la pared, aunque no del tipo que esperas, usando una pared de roca. Estos ejercicios te ayudarán a desarrollar el rango de movilidad de la parte superior del brazo. Pon tu mano contra una pared y utiliza los dedos para subir por la misma, como si estuvieras caminando con ellos. Llega hasta donde puedas sin que sientas dolor. Consulta a tu médico o fisioterapeuta cuántas veces al día debes realizar este ejercicio.

Rotación

Debido a la inmovilización que ha ayudado a la recuperación de tu hombro fracturado, éste estará rígido y serás incapaz de rotarlo con normalidad. Los ejercicios de rotación vuelven a desarrollar esta habilidad. El sitio web Family Practice Notebook divide estos ejercicios en rotaciones internas y externas. Ambos movimientos se realizan en posición erguida. Comienza una rotación interna ubicando ambos brazos detrás de tu espalda y enlazando las manos, cerca de los glúteos. Lentamente, extiende los brazos hacia la cabeza manteniendo las manos unidas y los brazos lo más derechos que puedas. Regresa tus brazos a la posición inicial para completar una repetición. Las rotaciones externas comienzan con las manos entrelazadas detrás del cuello, con los codos a los costados. Lentamente, lleva tus codos hacia tu rostro, y hacia atrás, como un pájaro batiendo las alas. Consulta con tu médico o fisioterapeuta sobre la cantidad de repeticiones que debes realizar para cada ejercicio.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles