Ejercicios para realizar luego de una histerectomía

Escrito por kay ireland | Traducido por vanesa sedeño
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Ejercicios para realizar luego de una histerectomía
Si quieres obtener movilidad luego de la histerctomía, puedes realizar una serie de ejercicios sencillos que te ayudarán a retomar tus actividades cotidianas. (Exercises image by Uki from Fotolia.com)

Si te sometiste a una histerectomía, tienes una incisión que probablemente duela un poco. Luego de la cirugía, y un par de semanas de descanso, quizás tus músculos se sienten débiles y livianos. Si quieres obtener movilidad, puedes realizar una serie de ejercicios sencillos que te ayudarán a retomar tus actividades cotidianas. Recuerda siempre consultar con tu médico antes de iniciar una rutina de ejercicios.

Otras personas están leyendo

Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel ayudan a reforzar el suelo pélvico. Las histerectomías, cesáreas y partos pueden aflojar el suelo pélvico. Por eso, realizar ejercicios de tensión en los músculos después de una histerectomía proporciona un mejor control y reduce los escapes urinarios. Para realizar los ejercicios de Kegel, debes contraer los músculos que utilizas para impedir el flujo de orina cuando estás en el inodoro. Comienza realizando contracciones hasta la cuenta de cinco y luego relaja; repite este procedimiento diez veces, al menos tres veces al día para fortalecer y tonificar los músculos dañados a causa de la histerectomía.

Ejercicios isométricos

Una vez que hayas obtenido un poco de movilidad, puedes realizar algunos ejercicios leves para calentar tus músculos y favorecer la recuperación. Uno de estos ejercicios se basan en los principios isométricos, tensionando los músculos abdominales. Puedes realizar este ejercicio flexionando los músculos abdominales, como si estuvieras presionando el ombligo hacia la columna vertebral. Mantén la flexión durante cinco segundos y luego relaja. Haz una serie de diez repeticiones al menos tres veces al día. Este ejercicio te ayudará a preparar tu cuerpo para realizar ejercicios más difíciles.

Ejercicios leves

El siguiente paso es realizar un ejercicio más difícil. Mientras estás recostada en la cama, coloca los pies planos, con las rodillas dobladas en ángulo de 45 grados. Lentamente eleva las nalgas separándolas de la cama, ejerciendo presión por medio de las rodilla y los pies hasta que tu cuerpo quede en línea diagonal. Debes sentir que los músculos abdominales se contraen para soportar el peso. Mantén esa posición durante cinco segundos y luego desciende lentamente hacia la posición inicial. Realiza una serie de diez repeticiones al menos tres veces al día. Si sientes que te estresas demasiado o sientes dolor, debes dejar de realizar este ejercicio de inmediato y volver a los ejercicios isométricos hasta que te sientas lista para probar el ejercicio anterior nuevamente.

No dejes de ver

Referencias

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles