Ejercicios simples para curar el desorden temporomandibular de manera permanente

Escrito por elaine anderson | Traducido por jose luis sabogal
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Ejercicios simples para curar el desorden temporomandibular de manera permanente
Con unos cuantos ejercicios puedes mejorar drásticamente los síntomas del desorden temporomandibular (Jupiterimages/Pixland/Getty Images)

El desorden temporomandibular es un desorden en la mandíbula que involucra a los músculos que controlan su movimiento. La articulación temporomandibular es una de la más complejas del cuerpo humano, y los desordenes llegan cuando hay un desequilibrio en el funcionamiento conjunto de la mandíbula y el cráneo con los músculos que mueven la mandíbula. Sin embargo, varios ejercicios simples pueden fortalecer estos músculos y aliviar el dolor e incomodidad que provoca este desorden.

Otras personas están leyendo

Posibles causas y síntomas del desorden temporomandibular

A menudo se hace referencia a los desordenes de la articulación temporomandibular simplemente como desorden temporomandibular, aunque este término solo se refiere a las articulaciones de la mandíbula. Esta enfermedad pueden ser causada por lesiones en la cara, ortodoncia o traumas más sutiles producto de apretar o chirriar los dientes. Hasta sostener el teléfono entre tu hombro y tu cabeza puede disparar síntomas de este desorden. Los síntomas pueden incluir sonidos de chasquido y explosión en tu mandíbula cuando abres o cierras la boca, limitación en el movimiento o traba en la mandíbula y dolor, ya sea en ella, en la cara o en el cuello.

Ejercicio 1

Aprieta tus dientes y mira en el espejo la posición de los dientes incisivos centrales de la mandíbula inferior. Mira estos dientes y abre tu boca lentamente. Intenta mantener centrada la mandíbula mientras abres. Repítelo 10 veces.

Ejercicio 2

Ahueca la palma de tu mano debajo del mentón y abre la boca lentamente. Ponle suave resistencia a la boca mientras la abres. Repítelo 10 veces.

Ejercicio 3

Haz una mordida fuerte y a partir de allí abre tu boca aproximadamente una pulgada. Mueve la mandíbula inferior lo más lejos que puedas hacia la derecha y luego hacia la izquierda, sin abrir más. Repítelo 10 veces por cada lado.

Ejercicio 4

Aprieta los dientes suavemente y coloca la punta de la lengua en el paladar al lado de tus dientes frontales. Mantiene los dientes apretados y pasa la punta de la lengua por el paladar hasta la parte más blanda del mismo. Lentamente abre la boca y mantén la lengua en el paladar. Deja de abrir cuando tu lengua deje de tocar el paladar, sientas dolor o escuches ruidos. Mantén esta posición un par de segundos y luego relaja. Repítelo una o dos veces por día.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles