Ejercicios de terapia ocupacional con la mano para víctimas de accidentes cerebrovasculares

Escrito por melissa sabo | Traducido por pilar celano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Ejercicios de terapia ocupacional con la mano para víctimas de accidentes cerebrovasculares
Recupera la movilidad de la mano con ejercicios de terapia ocupacional. (NA/PhotoObjects.net/Getty Images)

El accidente cerebrovascular puede traer secuelas graves y las limitaciones que puede ocasionar en el uso funcional de la mano afectan todos los aspectos de la vida de quien lo sufre. El terapeuta ocupacional guiará al paciente a través de una variedad de ejercicios específicos destinados a recuperar el rango de movimiento normal de la mano, aumentar la fuerza y establecer la coordinación de la motricidad fina. A medida que el paciente logre mejorar todas estas áreas, podrá ejecutar tareas diarias, como escribir y cocinar, entre otras.

Otras personas están leyendo

Recuperación del tono muscular

Debido a los cambios neurológicos que sufren el cerebro y el sistema nervioso como producto de un accidente cerebrovascular, los músculos reciben órdenes equivocadas de relajar o contraer. Esto puede crear tanto un aumento como una reducción en el tono muscular; en el primer caso, es posible que la mano permanezca rígida con el puño cerrado o los dedos extendidos, y en el segundo caso, es posible que cuelgue y el paciente no pueda controlarla. El terapeuta ocupacional le indicará la realización de ejercicios diarios con el brazo destinados a estimular la normalización del rango de movimiento. Es posible que utilice también estimulación eléctrica o presión en el tendón, para ayudar a los músculos a que se muevan con normalidad. Si la flexión de los músculos es severa, es posible que coloque una tablilla para mantener la mano abierta.

Movimiento activo asistido

Cuando el paciente se acerque a lograr un rango de movimiento normal, el terapeuta ocupacional iniciará una terapia destinada a restituir el movimiento activo. Hará que el paciente coloque la mano en una posición sin gravedad, a fin de facilitar el ejercicio y le pedirá que mueva la mano y la muñeca por sí solo. Es posible que utilice un masajeador vibrador sobre los músculos para ayudar al cerebro a recordar qué fibras debe estimular. La terapia se centrará en llevar al paciente de un estado de dependencia casi absoluta del terapeuta para la realización de movimientos, al logro de una movilidad con un mínimo de ayuda por parte del mismo.

Rango de movimiento activo

Cuando el paciente pueda mover la mano de manera sistemática, el terapeuta ocupacional lo incentivará para que la mueva en forma independiente. Al enseñarle sobre la calidad de los movimientos, lo ayudará a proteger y normalizar la coordinacion de las manos y evitar el desarrollo de patrones de movimientos anormales. También es posible que lo instruya sobre técnicas adecuadas según el propio rango de movimiento o sobre el uso de la otra mano para ayudar a la que ha sido afectada.

Control de la motricidad fina

Una vez que la persona haya recuperado la movilidad por completo, el terapeuta se concentrará en la coordinación de la motricidad fina. Las tareas repetitivas, como colocar fichas en un tablero o enroscar tuercas y tornillos, servirán para desafiar la coordinación que se vio afectada. Estas actividades frecuentes ayudarán al cerebro a reconocer los componentes del control del movimiento y lograr así el uso normal de la mano. El final de la terapia estará destinado a lograr el uso de la mano en actividades funcionales para terminar de restituir las habilidades motoras.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles