Ejercicios de yoga para el dolor nervioso en las piernas

Escrito por julia michelle | Traducido por ana maría guevara
Ejercicios de yoga para el dolor nervioso en las piernas

yoga image by Indigo Fish from Fotolia.com

El dolor nervioso en las piernas es a menudo el resultado de una irritación o lesión en el nervio ciático, el cual va desde la cadera hasta la planta del pie. Hay varias maneras para irritar tu nervio ciático, incluyendo el tener los músculos de la cadera apretados, discos lumbares herniados y anomalías en la espina. Hay varias posturas de yoga diseñadas para tratar el dolor del nervio ciático, sin embargo, hay varias consideraciones importantes.

Otras personas están leyendo

Consulta a un médico

El dolor nervioso es usualmente un síntoma de un problema profundo y subyacente, y no todas las poses de yoga son apropiadas para todas las condiciones. Por ejemplo, una persona con estenosis espinal (un estrechamiento de la cavidad espinal) no debería hacer extensiones de espalda. Cualquiera que busque controlar su dolor nervioso de la pierna con cualquier ejercicio tiene que consultar primero con su médico para determinar la causa y qué movimientos, si los hay, debería evitar.

Únete a una clase de yoga

El yoga es un estilo de ejercicio muy portátil y accesible ya que puede hacerse en cualquier lugar y funciona para todos los niveles de estado físico y de flexibilidad. Además, hay cientos de libros de yoga, vídeos, programas de televisión y recursos en la web que permiten a las personas practicar el yoga por su cuenta. Pero el yoga es un ejercicio, y todavía es posible sufrir una lesión. Cualquiera que empiece con el yoga por primera vez, especialmente aquellos con una enfermedad o lesión, tienen que atender a por lo menos una clase de estudio antes de embarcarse en una práctica individual. La ventaja más grande de atender a una clase en vivo es el tener acceso a un instructor certificado de yoga, alguien que puede enseñar un alineamiento apropiado y ayudar a diseñar un programa terapéutico. Un vídeo mostrará una forma apropiada pero un instructor en vivo puede ver al estudiante y ayudarlo a hacer los ajustes durante la clase. No es necesario inscribirse por varios meses, pero atender a por lo menos una clase en vivo por semana es un buen suplemento para una práctica casera.

Pensamiento restaurador

Cuando uno se recupera de una lesión o del tratamiento de un dolor, las suaves formas restauradoras del yoga son una mejor opción. Con las posturas restauradoras se descansa, y los estudiantes a menudo usan accesorios para ayudarse a mantener las poses por varios minutos. El yoga Yin es un estilo restaurador que se centra más en soltar los tendones y el tejido conector al permitir al cuerpo fluir lentamente a una pose y mantenerla por varios minutos. Los suaves estilos Kripalu y Anusara también son buenos para la recuperación de una lesión. Las personas que no tienen acceso a las formas más restauradoras del yoga, pueden aisistir a una clase de ashtanga o vinyasa para aprender la forma apropiada y practicar las poses a un ritmo más lento que el resto de la clase.

Pose Yin - Bebé feliz

Recuéstate sobre tu espalda y lleva tus rodillas hacia tu pecho. Apunta las plantas de los pies hacia el techo y agarra las partes exteriores de tus pies, una en cada mano. Permite que el peso de los brazos jalen suavemente las piernas, y deja que las piernas se relajen en la pose. Mantén la pose durante al menos un minuto.

Pose Yin - Giro reclinable

Recuéstate sobre tu espalda y lleva tus rodillas hacia el pecho. Suavemente, deja que las dos rodillas caigan hacia un lado del cuerpo, mientras dejas los dos hombros en el suelo y voltea la cabeza hacia el lado opuesto de donde reposan tus rodillas. Mantén durante al menos un minuto. Ajusta las rodillas para afectar el estiramiento. Las rodillas posicionadas más alto estiran la parte inferior de la espalda, mientras que una posición más baja estira la cadera y el sacro.

Pose Yin - Cordón (o pose de cara de vaca)

Siéntate en el suelo con las piernas extendidas en frente de ti. Cruza tu pierna derecha por encima de la izquierda con tu talón izquierdo apuntado hacia tu cadera izquierda. Inclínate ligeramente hacia adelante hasta que tu cadera derecha empiece a estirarse. Mantén la pose por más de un minuto, permitiendo a tu cuerpo fluir suavemente hacia adelante, profundizando el estiramiento. Si el estiramiento se vuelve muy intenso, siéntate sobre una almohada para cambiar el ángulo del estiramiento y coloca tus brazos en el suelo para soportar la parte superior de tu cuerpo y controlar el estiramiento. No lo fuerces; solo deja que tu cuerpo fluya naturalmente a la posición. Para un estiramiento más profundo, dobla tu rodilla más baja para que tu talón inferior esté apuntando hacia tu cadera opuesta. Suelta, sacude tus piernas para animar el flujo de la sangre y después repite en el otro lado.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media