Cómo elaborar un plan de presupuesto personal y de ahorros

Escrito por angela stringfellow | Traducido por verónica sánchez fang
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo elaborar un plan de presupuesto personal y de ahorros
Hacer un presupuesto te ayuda a controlar tus gastos. (Digital Vision./Photodisc/Getty Images)

La elaboración de un plan de presupuesto personal y el ahorro es el primer paso hacia el logro de la independencia financiera. Con un presupuesto y plan de ahorro, puedes tomar el control de tus finanzas y reducir los gastos. El proceso de elaboración de un plan ayuda a hacer un balance de tu situación financiera actual y los hábitos de consumo y puede hacer que seas consciente de las áreas en las que necesitas realizar algunos cambios.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Microsoft Excel u otro programa de hojas de cálculo
  • Copias de tus cuentas del mes previo
  • Libreta de notas
  • Bolígrafo

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Lleva un registro de todos tus gastos durante un mes. Lleva una pequeña libreta de notas contigo y anota cada compra que realices. Escribe lo que compraste y cuánto costó. Anotar el proveedor puede ayudarte a hacer comparaciones de precios después de determinar que ciertos artículos son más baratos. Cada compra que realices debe ir en esta libreta, a menos que hayas recogido un recibo para mantenerlo como un registro. Parece complicado, pero te ayudará de manera significativa cuando te sientes a redactar tu plan.

  2. 2

    Reúne tus cuentas, facturas y recibos del mes anterior. Recopila los registros de los ingresos que obtuviste el mes pasado, como tus recibos de pago. Si el ingreso es consistente, un mes va a estar bien. Si tienes un negocio y tu ingreso fluctúa, reúne el expediente del año pasado y encuentra la media. Tu ingreso mensual promedio del año es el total de todos los ingresos que tuviste durante el año dividido por 12.

  3. 3

    Crea una hoja de cálculo en otro programa de software de tu elección o Microsoft Excel. Agrega una columna en blanco del lado izquierdo. En la parte superior de la hoja de cálculo, crea una columna para cada mes del año. Comienza con el mes en el que estás actualmente, y continúa hasta llegar al mismo mes del año siguiente.

  4. 4

    Marca una fila para cada gasto en el que normalmente incurres en la columna de la izquierda en blanco de la hoja de cálculo que dejaste en el paso tres. Crea una fila para gastos imprevistos, una fila para el entretenimiento, para el ahorro y para la reducción de la deuda, además de tus gastos habituales. Los imprevistos son artículos tales como un café por la mañana, un rodillo de pelusa que compraste al medio día o una camisa nueva que has adquirido en el centro comercial. La mayoría de las pequeñas compras que se realizan a lo largo del día se consideran gastos imprevistos, sobre todo si es algo que tienes en casa pero olvidaste llevar contigo. El entretenimiento incluye viajes al cine, cenas en restaurantes, boletos para un concierto o la cuenta del bar del fin de semana. No te preocupes demasiado acerca de los elementos que pertenecen a la categoría de gastos adicionales en comparación con aquellos que pertenecen a la categoría de entretenimiento. Las categorías son para ayudar a determinar qué gastos se pueden eliminar, pero tus gastos totales no se verán afectados por un artículo mal categorizado.

  5. 5

    Escribe tus gastos de la información recopilada en el paso dos. Suma tus gastos incidentales y entretenimiento del paso uno y coloca esas cifras en los gastos imprevistos y las categorías de entretenimiento.

  6. 6

    Planea las facturas que no se repiten todos los meses. El seguro de automóvil, por ejemplo, a veces se factura trimestralmente o cada seis meses. Documenta estos gastos incluyéndolos en los meses correspondientes.

  7. 7

    Determina la cantidad de dinero que queda al final de cada mes sumando tus gastos totales de cada mes y restando ese número desde el ingreso mensual promedio que calculaste en el paso dos. Asigna la mitad de esos fondos para el ahorro y la mitad para la reducción de la deuda, si tienes deudas pendientes.

  8. 8

    Determina si tus gastos incidentales y entretenimiento se pueden reducir. Si es necesario, mantén un seguimiento de tus gastos para encontrar áreas donde se puede recortar la asignación de fondos adicionales a tu reducción de deuda y planes de ahorro.

Consejos y advertencias

  • Puede ser tentador asignar todos los fondos adicionales para la reducción de la deuda, pero es importante destinar dinero para emergencias también. Está bien hacer de la reducción de la deuda una prioridad, pero asegúrate de que estás poniendo al menos una pequeña cantidad de dinero en una cuenta de ahorros cada mes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles