DESCUBRIR
×

Cómo elegir una caldera de calefacción central

Actualizado 21 febrero, 2017

Una caldera de calefacción central puede proporcionarle calor a toda tu casa, calentar desde el agua hasta las habitaciones, y en última instancia, a la gente del interior. A diferencia de una localizada, la calefacción central se produce en un lugar (generalmente en una caldera o en una sala de máquinas) y entonces el calor se distribuye a través de un sistema de tuberías y conductos. Una caldera genera el calor a través del proceso de la combustión de combustibles; aquí se quema el combustible elegido (gas, petróleo o madera) y se transforma en calor, por lo que es uno de los sistemas de calefacción más limpios, en cuanto a la calidad del aire. Hay varios factores que considerar cuando se actualiza y se reemplaza la caldera de calefacción central.

Instrucciones

(http://wea-inc.com/Energy/squire/squire-knight2.jpg)
  1. Decide qué tipo de combustible quieres utilizar en tu caldera. El gas o el petróleo son los más comunes, y muchos prefieren la comodidad del gas ya que se puede conectar la unidad a una fuente principal y evitar reponerlo cuando esté vacío. Las que son a leña requieren más mano de obra, ya que las cenizas deben limpiarse periódicamente. Además, considera que el tipo de combustible puede determinar en gran medida el costo del servicio y el mantenimiento que requiera el sistema. Es más caro el servicio de un sistema de caldera con aceite de combustión, por ejemplo, que uno a gas o a leña.

  2. Calcula el tamaño o la capacidad de la caldera de calefacción central que requiere tu espacio. En última instancia, el tamaño de tu casa, el número de cuartos de baño y el número de personas que ocupan la casa van a determinar la capacidad necesaria. A continuación se muestra un método para obtener una estimación aproximada de la capacidad necesaria: 1. Suma las salidas recomendadas por el fabricante para todos los radiadores de calor en tu casa, 2. Si la unidad también será utilizada para calentar el agua, agrega 3 kW para un cilindro de agua caliente; 3. Ten en cuenta un 10 por ciento más de esa cifra en un clima de invierno muy frío.

  3. Considera qué tipo de cilindro se adapta mejor a las necesidades de la caldera, si una con sistema combinado o con uno convencional. Las unidades convencionales son las más comunes, y pueden calentar un hogar, así como también el agua para toda la casa. La caldera convencional requiere un tanque de almacenamiento y consume más energía que los otros tipos de calderas. Una unidad combinada no requiere un tanque de almacenamiento o tuberías extra. Por lo general, cuestan menos que las convencionales, pero pueden tomar un tiempo para que el agua se caliente y se limitan a calentar un tanque a la vez. Los sistemas de calderas dan temperaturas más consistentes y mayores velocidades de flujo, ya que el resultado de la resistencia se encuentra en el tanque de almacenamiento. Estas son las más caras de instalar.

  4. Compare las medidas de eficiencia energética. Al igual que los hornos, estas se miden mediante la asignación de un AFUE (eficiencia de utilización anual de combustible) a cada unidad de medida. Reduce los costos de calefacción de los hogares al menos un 30 por ciento instalando una caldera con una medida AFUE de 90 o superior.

  5. Elige la posición que se adapte mejor a tu casa, ya sea colgada en la pared o de pie. Las de pared ocupan menos espacio y están diseñadas para instalarse en lugar de uso común en tu casa, como una cocina. Las de pie tienden a ser más grandes y ruidosas, tienen un mayor rendimiento, y se instalan en las zonas menos frecuentadas, como los sótanos o las cocheras. El intercambiador de calor en los modelos de pie pueden durar más tiempo que el de los modelos de pared.

Consejos

  • Todas las calderas requieren un mantenimiento regular para funcionar correctamente con máxima eficacia. Considera la posibilidad de contratar a un técnico de mantenimiento o una empresa que tenga experiencia en trabajar con los calentadores de la caldera.

Advertencias

  • Si eliges una caldera que es demasiado pequeña, será más difícil que intente satisfacer las necesidades de tu hogar. Verás la mano de obra adicional reflejada en tus facturas de servicios, y también harás que baje la eficiencia de tu unidad de energía.