Cómo elegir el servidor correcto

Escrito por david secor | Traducido por analuz pozzo
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo elegir el servidor correcto
Elige el servidor adecuado. (Polka Dot RF/Polka Dot/Getty Images)

En algún momento durante el crecimiento de una pequeña o mediana empresa, puede volverse aparente para el dueño del negocio el hecho de que ya no pueda depender más de la conexión de unas pocas computadoras para realizar las tareas de la empresa. Agregar un servidor a la red puede aumentar la productividad de la empresa y ayudarla en la adaptación y en el crecimiento. Seleccionar el servidor adecuado, sin embargo, puede ser muy difícil, debido a los múltiples roles que un servidor puede cumplir. Aquí discutiremos la información básica para elegir el servidor correcto para tu empresa.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • .

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Define el papel que cumplirá el servidor en la empresa. Los servidores básicamente necesitan funcionar como servidores de archivos y servidores de impresoras. Los primeros te permiten guardar toda la información de la empresa en una sola computadora en vez de repartirla entre muchas computadoras. Los segundos te permiten conectar varias impresoras a la computadora, y múltiples usuarios pueden acceder a estas impresoras. Reemplazando las ineficientes impresoras personales por impresoras grandes para empresas, se pueden reducir los costos de abastecimiento. Otra función que cumplen los servidores es la de servidores de aplicaciones. El monitor promedio no tiene energía suficiente para ejecutar una base de datos grande o un sistema de correo electrónico, así que por lo general un servidor cumple con estas tareas. Por último, los servidores se usan para implementar intranet empresariales y proporcionar páginas web a la red pública de Internet, y muchos servidores necesitan una gran cantidad de energía para proveer el servicio a cientos de miles de usuarios.

  2. 2

    Elige el hardware que se adapte a tus necesidades. Un servidor pequeño para archivos o impresoras necesitaría ser sólo un poco más potente que el monitor promedio. Quizás un servidor para un procesador simple o dual sea suficiente. Para un servidor de aplicaciones, se necesitará más energía. Un servidor multi-core con mucha memoria RAM y espacio en el disco duro podría satisfacer tus necesidades. Un servidor de Internet o intranet podría necesitar las máquinas más caras, con el máximo procesador disponible, la máxima memoria RAM y el disco duro con mayor espacio.

  3. 3

    Considera las opciones de redundancia que necesitarás. Un servidor de archivos pequeño o un servidor de aplicaciones podrían escabullirse con una simple solución RAID para proteger información valiosa. Múltiples interfaces de redes pueden asegurar que las cargas de red son balanceadas y pueden proveer redundancia en caso de que ocurra una falla de red parcial. Más servidores de roles fundamentales, como los servidores web, pueden requerir soluciones RAID intercambiables en caliente, fuentes de energía intercambiables en caliente y otros sistemas redundantes.

  4. 4

    Elige un vendedor que ofrezca servicios mejorados, tales como soporte telefónico las 24 horas al día o soporte para hardware en las instalaciones, para que puedas obtener ayuda extra en caso de necesitarla. Además, muchas compañías ofrecen asesoría profesional para ayudar a determinar las necesidades del servidor para tu compañía, y encaminarte hacia el proceso de configuración, ejecución y mantenimiento.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles