Embarazo y tirones en la ingle

Escrito por mary evett Google | Traducido por paulo roldan
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Embarazo y tirones en la ingle
El dolor en la ingle es una afección común durante todo el embarazo. (Jupiterimages/Creatas/Getty Images)

El dolor en la ingle es una afección común durante todo el embarazo que puede producir problemas severos en algunas mujeres. Los músculos de la ingle, así como los ligamentos, se estiran con el fin de acomodar al feto que crece dentro del útero, lo cual puede originar dolor abdominal y un aumento de posibilidades de lesiones en los músculos de la ingle. Normalmente esto se siente por primea vez alrededor de la décimo segunda semana de embarazo, pero a partir de ahí se puede producir un tirón en la ingle periódicamente en cualquier momento (ve en Referencia 3).

Otras personas están leyendo

Información

Una lesión en la ingle, también conocida como distensión inguinal, ocurre cuando se ejerce una tensión excesiva sobre los músculos de la ingle y los muslos. La ingle está formada por seis músculos que cubren el área desde el interior de la pelvis hasta hasta el interior del fémur. Estos impulsan a las piernas y ayudan en los movimientos de la articulación de la cadera. Los cambios repentinos en la dirección o desplazamientos rápidos en el cuerpo pueden ocasionar que los músculos se estiren en exceso, y que en algunos casos se desgarren (Ve en Referencia 3).

Identificación

Los tirones de ingle son comunes en las mujeres embarazadas debido a la relajación natural de los ligamentos que se preparan para el alumbramiento. Los síntomas de un tirón de ingle pueden incluir dolor y sensibilidad en la zona y en la parte interior del muslo, dolor al cerrar las piernas o levantar la rodilla, o una sensación de estallido o chasquido durante la lesión, seguida de dolor extremo inmediato (ve en Referencia 1).

Tipos

Los tirones en la ingle normalmente se dividen en tres categorías dependiendo de la severidad de los síntomas. Los tirones de primer grado incluyen dolor, pero una pérdida menor de fuerza o de movimiento; los tirones de segundo grado incluyen dolor con algún daño en el tejido; mientras que los tirones de tercer grado incluyen dolor acompañado de pérdida de funciones y un desgarro muscular completo. Para determinar la severidad de un tirón de ingle, un médico realizará un examen físico completo y puede recomendar rayos x para descartar otros problemas (ve la Referencia 1).

Prevención y solución

Las mujeres embarazadas deben cambiar de posición lentamente para permitir que los ligamentos se estiren gradualmente y flexionar la cadera si van a estornudar, toser o reír para evitar un tirón en la ingle. Estos normalmente se curan por sí solos dentro de cuatro a seis semanas sin necesidad de un tratamiento radical. El descanso es la clave en el proceso de recuperación pero, además, se puede colocar hielo en el muslo para reducir la hinchazón, tomar un medicamento antiinflamatorio para disminuir el dolor y reducir la hinchazón, y comprimir la pierna con una venda elástica para agilizar la recuperación (ve la Referencia 2).

Advertencia

Las mujeres embarazadas que experimenten dolor en la ingle deben consultar a su médico de inmediato si el dolor no disminuye en unos minutos. Hazle saber al doctor si sufres de sangrado, calambres, náuseas, vómitos, fiebres, escalofríos, o un cambio en la secreción vaginal, además del dolor en la ingle y la pérdida de movimiento. Todos los posibles riesgos y efectos secundarios de los potenciales exámenes de diagnóstico y los tratamientos recomendados deben ser discutidos minuciosamente con el médico.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles