Embarazos con dolor lumbar y rigidez muscular en el estómago

Escrito por allison stevens | Traducido por damian trabilsi
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Embarazos con dolor lumbar y rigidez muscular en el estómago
A medida que tu cuerpo cambia, el dolor de la zona lumbar y el endurecimiento de estómago son típicas quejas durante el embarazo. (Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images)

A medida que tu cuerpo se prepara para recibir otra vida en unos pocos meses, aparecen varios cambios. Un rápido aumento de las hormonas prepara al útero y al cuerpo para muchas de las exigencias requeridas para contener a otro ser humano. Además, tu centro de gravedad cambiará a medida que aumentas de peso, lo que puede derivar en problemas de las articulaciones, los tendones, la circulación y la digestión. Dos típicas preocupaciones durante el embarazo son que aparezca un dolor en la zona lumbar o una rigidez estomacal, pero lo más probable es que no sea nada preocupante. Habla de tus preocupaciones específicas con tu médico, durante las visitas regulares prenatales.

Otras personas están leyendo

Dolor en la zona lumbar

El aumento de peso, el útero en crecimiento y las hormonas cambiantes contribuyen al dolor de espalda. El útero se expande y cambia durante el embarazo, que desplaza al centro de gravedad, expandiendo el abdomen y empujando hacia la zona lumbar. El exceso de peso aumenta el malestar, al igual que los cambios hormonales que aflojan las articulaciones y los ligamentos. Según el equipo médico asesor de BabyCenter, hasta tres cuartas partes de las mujeres embarazadas presentan dolor lumbar, pero este generalmente desaparece unos pocos meses después del parto.

Rigidez del estómago

Además de la sensación de tensión, puedes sentir como aumentas de peso rápidamente y la piel se estira para acomodarse. También puedes experimentar contracciones Braxton-Hicks, o "falso trabajo de parto". Algunas mujeres describen estos dolores como una sensación de presión a través del abdomen o de la ingle. Las contracciones Braxton-Hicks se diferencian de los verdaderos dolores de parto porque son irregulares. Éstas ayudan a tu cuerpo a prepararse para el parto por el adelgazamiento y ablandamiento del cuello uterino, lo que hace más fácil el trabajo de parto.

Prevención y tratamiento

Reduce la frecuencia y severidad de los dolores de espalda haciendo ejercicios aprobados por tu médico, que fortalezcan la espalda y el abdomen. Además, ponte en cuclillas en vez de flexionar el cuerpo cuando quieras recoger algo, usa zapatos cómodos, duerme de costado, descansa con los pies elevados y los tratamientos quiroprácticos también te pueden ayudar a prevenir los problemas de la espalda. El hielo y el calor son buenas opciones para el tratamiento del dolor lumbar, también puede servir la terapia de masajes o los medicamentos antiinflamatorios recetados. Las contracciones Braxton-Hicks son los dolores más comunes cuando se está muy cansado, así que duerme mucho y descansa durante el día.

Cuándo ir

Las contracciones reales aparecen en intervalos regulares y en cantidades constantes de tiempo. Es importante que alguien tome el tiempo de duración de las contracciones y cuanto tardaría en suministrarle esta información al personal del hospital. Puedes también sentir que el bebé se haya asentado en la parte inferior del abdomen, un aumento del flujo vaginal claro o con un poco de sangre, y la bolsa podría romperse. Comunícate con tu centro de atención médica cuando las contracciones sean más continuas y más fuertes, o cuando ocurran entre cinco y 10 minutos de diferencia entre cada una, también si se rompe la bolsa o si ya no puedes caminar ni hablar, o en cualquier momento que estés preocupada por la salud o el bienestar de tu bebé.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles