Cómo empezar a escribir libros ilustrados para niños

Escrito por sally nash | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo empezar a escribir libros ilustrados para niños
En un libro para niños, una buena historia es tan importante como las imágenes. (Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images)

Muchos de los que aspiran a convertirse en escritores de obras infantiles piensan que será una tarea fácil componer un libro ilustrado, debido a su extensión (por lo general, menos de mil palabras) y a la sencillez que requiere la historia. No obstante, como señala el afamado escritor de libros infantiles Robyn Opie, se trata de uno de los géneros más difíciles. La escritura debe estar bien ajustada, la historia debe entretener y es imprescindible que suene bien al leerlo en voz alta, ya que es lo que se hace una y otra vez.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

    Escribir la historia

  1. 1

    Ponte manos a la obra y hazte con una buena selección de libros ilustrados de éxito para averiguar por qué funcionan tan bien. Tu trabajo va a consistir en leer todas las historias y analizar cada página. Intenta reconocer las técnicas que el autor utiliza para animar al niño a seguir leyendo. ¿Cómo es la trama? Lee la historia en voz alta y determina si discurre con fluidez o si es difícil de leer. Fíjate en el lenguaje. ¿Las palabras son sencillas o complejas? ¿Existe repetición (de tema, palabras, frases o sonidos)? Si es así, ¿le da buen resultado al escritor?

  2. 2

    Proyecta algunos relatos en tu cabeza y cuéntaselos a tus propios hijos (puedes pedirlos “prestados” a tus amigos, si es necesario). Descubre cuáles son las tramas que funcionan mejor y ante qué personajes reaccionan. Básate en las preguntas y reacciones de los niños para cambiar tu historia y haz en ella los ajustes que consideres precisos. Procura incluir algo de humor o, por lo menos, algunos momentos divertidos.

  3. 3

    Elige una de las historias que hayan tenido más éxito y comienza a escribir. No olvides incluir mucho drama y un conflicto que se resuelva al final. Tanto el contenido como los personajes deben resultar atractivos para los niños. Los animales (recuerda "The Very Hungry Caterpillar (La oruga hambrienta)", de Eric Carle) y otros niños pequeños que viven aventuras son buenas opciones. No será preciso que te extiendas en la descripción, ya que los dibujos harán ese trabajo por ti. Por ejemplo, escribir sobre un niño con sombreo rojo será algo redundante si la imagen lo va a mostrar así. Construye frases cortas y asegúrate de que las palabras discurran con fluidez y de que la historia pueda leerse bien en voz alta. Graba tu relato y averigua en qué parte podrías mejorar el ritmo. A veces, un uso acertado de la repetición funciona muy bien.

  4. 4

    Escribe cada página y, aunque probablemente no seas tú el encargado de realizarlos, ten en cuenta los dibujos. Si lo consideras útil, incluye notas para el ilustrador donde expongas algunas ideas tuyas para los dibujos.

  5. 5

    Haz una maqueta de tu libro ilustrado. Trabaja para un formato de 28 páginas, incluyendo texto e ilustraciones.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles