Los encendedores de mi estufa chispean pero no sale el gas y el horno no se enciende

Escrito por angela brady | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Los encendedores de mi estufa chispean pero no sale el gas y el horno no se enciende
Si se bloquean los orificios de salida de gas, no conseguirás una llama. (Comstock/Comstock/Getty Images)

Los sibaritas y los chefs prefieren cocinar con gas, porque el calor uniforme y el control instantáneo de la temperatura produce resultados más consistentes. Cuando el gas no se enciende, sin embargo, es el momento de investigar. Un quemador que no funciona no se relaciona con una luz muerta del horno, por lo que tendrás que hacer frente y separar los temas hasta un cierto punto. Si no puedes solucionar el problema tú mismo, lo mejor es llamar a un profesional para evitar causar más daños o lesiones personales.

Otras personas están leyendo

Comprueba el gas

La primera cosa a comprobar en esta situación es el gas. Si el gas no está llegando a la estufa, ninguna chispa producirá una llama. Vuelve a comprobar que el suministro de gas esté activado tanto en la pared y fuera de la casa. Comprueba las conexiones de la línea de gas entre la estufa y el suministro de gas en el interior, añadiendo algunas gotas de aceite mineral alrededor de la unión mientras el gas esté encendido. Si aparecen burbujas, hay una fuga, y deberás cerrar el gas inmediatamente y volver a colocar los conectores. También asegúrate de que no hay ningún signo de daño a la tubería de gas en sí; si hay óxido, abolladuras o grietas evidentes, reemplaza la línea.

Limpiar los quemadores

Pasar años hirviendo alimentos y los derrames pueden pasar factura en los quemadores de gas. Si se obstruyen las salidas de gas, éste no podrá acceder a la chispa de encendido para producir una llama. Retira las tapas del quemador y limpia el propio quemador muy a fondo. Friégalo con un cepillo de dientes o utiliza un clip de papel doblado o un palillo de dientes para eliminar la suciedad acumulada en los pequeños agujeros para poder permitir que el gas salga del quemador. Si el quemador todavía no se enciende después de que todos los agujeros están limpios, es hora de llamar a un profesional.

Cambiar la bombilla

Si el horno está funcionando, pero la luz no se enciende, la bombilla está probablemente quemada. Apaga el horno, espera a que se enfríe y retira la tapa de la bombilla para reemplazar la bombilla. Utiliza una bombilla diseñada específicamente para hornos, ya que las altas temperaturas pueden ser peligrosas para las bombillas regulares. Vuelve a colocar la tapa de la bombilla antes de utilizar el horno para evitar que las salpicaduras de alimentos lleguen a la bombilla y a su toma. Si la luz sigue sin funcionar, es posible que tengas un problema del cierre de la puerta.

Probar el interruptor de la puerta

Trata de ejecutar el ciclo de auto-limpieza de tu horno. Si no se enciende, es posible que el horno no se esté dando cuenta de que la puerta esté cerrada. Esto puede ser un problema, ya sea con el pestillo de la puerta o el interruptor de la puerta. Golpea ligeramente en la manija de la puerta del horno con la puerta cerrada. Si rebota o se tambalea, el pestillo de la puerta está suelto o roto y debe ser reemplazado. Si está bien cerrada, el problema es probable que esté con el interruptor de la puerta, que retransmite el estado de la puerta al "cerebro" eléctrico del horno. Prueba esto mediante la continuidad con un multímetro, si no se prueba, es posible que tenga que ser reemplazado. Consulta a un profesional para este trabajo, sobre todo si el horno está aún en garantía.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles