Cómo encontrar zapatos que ayuden a tolerar los espolones

Escrito por amber keefer | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

El dolor en los talones es una queja usual en las personas que tienen problemas en los pies. Aunque los huesos y los ligamentos del talón están estructurados para soportar el peso del cuerpo y tolerar el movimiento, con frecuencia los espolones en el talón se producen cuando las personas envejecen. Con la edad, los tejidos que lo rodean comienzan a desgastarse. Entre las causas que provocan el dolor de talón se encuentran los espolones y la fascitis plantar, ambos relacionados con la inflamación del tejido de la zona del talón. Usar un calzado que calce adecuadamente puede ayudar a evitar ese dolor.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Elige un zapato que le dé un soporte adecuado a tu pie. Da vuelta el calzado. Tómalo por la punta y por el talón e intenta doblarlo. Si se dobla en dos sin mucha resistencia, es demasiado flexible. Otra manera de reconocer un zapato mal construido es si el talón se hunde cuando ejerces presión sobre él.

  2. 2

    Aprieta el talón del zapato para ver si mantiene su forma. El calzado es demasiado rígido si el tacón no se dobla. Aunque la zona del talón debe tener cierta flexibilidad, la parte trasera del zapato debería mantener su forma. Un buen calzado podría doblarse en la parte anterior de la planta del pie, no demasiado alejado del talón.

  3. 3

    Fíjate si el zapato se doble en la parte de los dedos del pie. Un calzado diseñado adecuadamente reduce el estrés en el arco y en el talón, diseminando la presión del impacto de manera más uniforme, entre la parte anterior del pie y el talón.

  4. 4

    Elige un zapato con una plantilla más rígida. No querrás que tu pie se mueva demasiado dentro del zapato, especialmente en el talón. Es posible que las plantillas suaves y acolchadas no logren soportar el peso de tu cuerpo, ocasionando un exceso de presión en el pie.

  5. 5

    Coloca tu mano dentro del área de los dedos del zapato. Mueve la mano de lado a lado. Si el zapato forma un bulto fácilmente con esa presión, no le dará suficiente soporte a tu antepié. Un calzado que tiene excesiva elasticidad le da al pie demasiado movimiento de lado a lado.

  6. 6

    Toma el zapato por el talón y por la punta, retorciéndolo en direcciones opuestas. El calzado sólo debe retorcerse un poco.

Consejos y advertencias

  • Deshazte de todos los zapatos que tienes en tu ropero, cuyos tacones estén gastados. Si tienes problemas en los pies, habla con un podólogo, un profesional que te sugiera las plantillas para tus zapatos, que te ayuden a tener mejor soporte en los pies. Quítate los zapatos y colócalos sobre una superficie plana para que puedas examinarlos desde atrás. Si lucen como si se hubieran arrastrado hacia adentro o hacia afuera, llegó el momento de comprar un nuevo par.
  • Un calzado que no tenga un soporte en la suela no puede mantener un equilibrio adecuado. Esta condición sobrecarga a los tendones y produce estrés en la fascia plantar.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles