Cómo no encorvarse

Escrito por contributing writer | Traducido por daniela laura arjones
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo no encorvarse
Encorvarse puede conducir a inconvenientes graves a largo plazo. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

Encorvarse puede conducir a inconvenientes graves a largo plazo. Además, las personas que se encorvan pueden ser percibidas como inseguras, descuidadas o poco profesionales. Si bien parece lo suficientemente simple pararse derecho, puede tomar un esfuerzo concertado para hacerlo, especialmente si has estado enconrvándote durante años. Toma ahora medidas para corregir tu postura y podrás reducir la probabilidad de futuros problemas de espalda.

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Reloj con alarma

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Mantén hombros hacia atrás. Cuando la gente se encorva, a menudo lleva sus hombros hacia delante, y eso hace que estos se inclinen. Gira suavemente los hombros hacia atrás y hacia abajo. Mantén esta posición para evitar doblarte hacia delante.

  2. 2

    Elonga tu cuello manteniéndolo al nivel de la barbilla. Si se te cae el mentón hacia el pecho, es más probable que encorves tus hombros. Mantén una posición neutral del cuello y será menos probable que te encorves.

  3. 3

    Utiliza los músculos abdominales. Los músculos abdominales soportan la espalda, fortificando la postura adecuada. Dibuja los músculos abdominales y siéntelos apoyando tu espalda. En conjunto, los músculos abdominales y de la espalda arman tu núcleo, lo que te ayuda a levantarte.

  4. 4

    Visualiza una línea que salga de la parte superior de tu cabeza, estirando la columna recta. Los ejercicios de visualización pueden ayudarte a mantener una buena postura. Cada vez que empieces a encorvarte, imagina esta línea tirando la espalda recta. Te ayudará a reajustar tu postura y no encorvarte.

  5. 5

    Haz ejercicio. El ejercicio cardiovascular regular te obliga a trabajar tus músculos centrales y fomenta una buena postura. Intenta, por lo menos, 30 minutos de ejercicio cardiovascular tres a cuatro veces a la semana. Las buenas formas incluyen correr, caminar, montar en bicicleta y nadar.

  6. 6

    Estira. Si mantienes la tensión en los hombros, la espalda o el cuello, tienes más probabilidades de adoptar una mala postura. Practica ejercicios básicos de estiramiento para aliviar la tensión, como estirar los hombros o hacer un suave estiramiento del cuello. Haz los estiramientos parte de tu rutina diaria y notarás mejoras en tu postura con el tiempo.

  7. 7

    Intenta usar correas o bandas para la postura. Estos dispositivos se envuelven bien ceñido alrededor de la parte inferior de la columna vertebral y los músculos abdominales, y brindan apoyo. Las correas o bandas fortalecen los músculos abdominales, ayudándolos a comprometer y apoyar tu espalda. Ya que los dispositivos fomentan una buena postura, es más difícil encorvarse cuando las usas.

  8. 8

    Verifica tu postura a cada hora. Establece una alarma para recordarte verificar a cada hora. Si corriges tu postura periódicamente, se convertirá en habitual hasta que finalmente no seas propenso a torcerte.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles