Cómo enderezar dedos de los pies torcidos

Escrito por jillian o'keeffe Google | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo enderezar dedos de los pies torcidos
(foot image by stensondl from Fotolia.com)

Los dedos de los pies torcidos pueden ser causados por cuestiones genéticas, enfermedades, pie plano o pie cavo, artritis reumatoidea, trauma en el dedo del pie o por zapatos demasiado pequeños, demasiado altos o demasiado angostos. En las primeras etapas, los dedos torcidos pueden ser corregidos, por lo general, con auto-tratamiento y dejando de usar tacones altos. Pero la deformación de los dedos de los pies puede ser signo de daño de los nervios por causas más serias, por lo que es necesario realizar una visita a un médico para descartar estas posibilidades.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Identifica cuál de los tres tipos de dedos de los pies torcidos tienes. El dedo en martillo, también conocido como dedo contraído, espolón óseo, dedo del pie deformado o rotado, son una deformación del segundo, tercer o cuarto dedo causada por la curvatura del dedo del pie en la articulación media. Esta curvatura da como resultado una apariencia similar a la de un martillo. Si tienes el dedo en martillo puedes tener callos en la punta del dedo o en la superficie de la articulación. El dedo en garra se produce cuando el dedo del pie se "clava" en el suelo o en la suela del zapato. Los callos se desarrollan por la fricción del dedo del pie contra la suela del zapato. El dedo en garra es causado por la posición anormal de las tres articulaciones del dedo del pie. El dedo del pie en martillo es similar al dedo en garra, pero implica la posición anormal sólo de la articulación en el extremo del dedo.

  2. 2

    Revisa tus zapatos para ver si pueden haber causado la deformidad del dedo del pie. Las personas que sufren de dedo en martillo pueden haber causado o agravado su problema por el uso de zapatos que son demasiado pequeños o demasiado angostos en la punta, o con el uso de tacos altos que ejercen presión sobre los grupos musculares del dedo del pie. Algunos factores adicionales que causan el dedo en martillo son los desequilibrios musculares, que se agravan con el uso de este tipo de calzado. Los dedos en martillo y los dedos en garra también pueden ser causados por el uso de zapatos que son demasiado altos, demasiado pequeño o demasiado angostos. Sin embargo, enfermedades como la diabetes y el alcoholismo pueden causar daño a los nervios, el cual puede causa el dedo en garra. Para evitar que empeore el dedo en garra, usa zapatos que tengan espacio suficiente en el área de los dedos para acomodar los dedos de los pies. Los zapatos deben ser por lo menos media pulgada (1,3 cm) más largos que tu dedo más largo.

  3. 3

    Visita a tu médico. Él o ella puede descartar motivos más serios de la deformidad del pie, tales como daño de los nervios; y puede dar recomendaciones para el tratamiento del problema Las personas con diabetes, mala circulación o falta de sensación en los pies debe visitar a un médico antes de realizar cualquier auto-tratamiento.

  4. 4

    Haz ejercicios para los dedos del pie. Esto estirará y fortalecerá los músculos estresados para que queden en posición correcta. Un ejercicio simple es estirar los dedos de los pies en forma manual. Recoge cosas con los dedos de los pies, esto permitirá que los músculos trabajen de manera contraria a la formación de garras o de martillo y fortalecerá los músculos. Colocar una toalla o papel debajo de los pies y estrujarla con los dedos de los pies es otro ejercicio de estiramiento y fortalecimiento.

  5. 5

    Coloca almohadillas en los zapatos, están disponibles en farmacias.

  6. 6

    Considera la cirugía si es recomendada por tu médico. Los primeros síntomas de la deformación de los dedos pueden ser corregidos sin necesidad de cirugía, pero para aquellos que poseen deformaciones permanentes o dolorosas, la cirugía puede ser una solución. Entre los distintos tipos de cirugía para los dedos deformados de los pies se incluyen: transferencia del tendón para corregir el dedo en martillo, mediante la cual el tendón del dedo se vuelve a colocar en su lugar, enderezando el dedo del pie; la artroplastia del hueso, por la cual se eliminan partes del hueso y del cartílago para corregir la apariencia; la artroplastia de desrotación, mediante la cual se extirpa parte de la piel para permitir que el dedo del pie vuelva a su posición correcta; artroplastia de implante, mediante la cual el cirujano implanta silicona o metal para que actúen como superficie de deslizamiento de la articulación; y tenoplastía y capsulotomía, las cuales liberan o alargar los tendones o los ligamentos, relajando el movimiento del dedo.

Consejos y advertencias

  • Entre los riesgos de la cirugía se incluyen inflamación, infección y daño de los nervios. (Consulta la Referencia uno)

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles