Enfermedad de reflujo extraesofágico

Escrito por ryan mchargue | Traducido por irene cudich
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Enfermedad de reflujo extraesofágico
El LPRD involucra tanto el esófago inferior como la laringe y la garganta. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

La enfermedad del reflujo extraesofágico es otra manera de denominar a la enfermedad del reflujo laringofaríngeo (LPRD, por sus siglas en inglés). A diferencia de la enfermedad del reflujo extraesofágico, o GERD -que afecta al esófago inferior, que es el tubo que va desde tu garganta hasta tu estómago, bañándolo con los contenidos licuados del estómago-, el LPRD involucra tanto el esófago inferior como la laringe y la garganta.

Otras personas están leyendo

Causas

El LPRD generalmente proviene de una válvula debilitada o floja que existe entre el esófago y el estómago, que hace que el contenido licuado del estómago regurgite dentro del esófago. El contenido en realidad sube rápido a través del esófago y se detiene en la laringe y la garganta. Quienes sufren de GERD experimentan por lo general el reflujo por la noche, dañando el esófago, pero los que padecen LPRD tienden a sufrirlo durante el día, y debido a que la laringe y la garganta son hasta 100 veces más sensibles al ácido estomacal que el esófago, el daño se produce con mayor velocidad.

Síntomas

Quienes padecen de LPRD experimentan una amplia variedad de síntomas, incluyendo ronquera, moco excesivo en la garganta, irritación crónica, tos crónica y una necesidad excesiva de aclararse la garganta. Menos del 40 por ciento se queja de acidez. En los casos de LPRD, el esófago generalmente está brevemente bañado por el ácido estomacal, que se queda muy poco tiempo en la laringe y la garganta.

Diagnóstico

Al diagnosticar LPRD, un médico toma una historia clínica de la condición y los síntomas actuales, seguida de un examen físico que se centra en la nariz y la garganta, usando un endoscopio para mirar la garganta. Si los síntomas son sumamente severos, o si el tratamiento no es efectivo, un médico puede realizar una prueba de control del pH de 24 horas de duración para verificar el diagnóstico. Por lo general, solo se requiere un examen visual.

Tratamiento

El tratamiento para el LPRD incluye modificar la dieta para evitar alimentos que causen y agraven el reflujo, además de cambios en el estilo de vida como dejar de fumar y de consumir alcohol y seguir un programa de ejercicios periódico. Un médico puede prescribir remedios como antiácidos para contrarrestar la sobre-producción de ácido en el estómago. Si el tratamiento conservador falla y el daño es considerable, una opción es la cirugía para ajustar el músculo del esfínter esofágico inferior, que es la válvula que conecta al esófago con el estómago.

Pronóstico

El pronóstico para el LPRD generalmente es bueno, ya que el tratamiento conservador generalmente basta para mantener los síntomas bajo control. La condición puede ser crónica y requerir algún tipo de medicación crónica, aunque si los síntomas desaparecen por completo, puedes ir dejando la medicación gradualmente. Las recurrencias requieren tomar la medicación hasta que vuelvan a a desaparecer los síntomas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles