Enfermedades y afecciones en las colas de los gatos

Escrito por cindy anderson | Traducido por mayra cabrera
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Enfermedades y afecciones en las colas de los gatos
Debes cuidar la cola de tu gato. (Comstock/Comstock/Getty Images)

La cola de un gato es muy expresiva; permite que otros gatos (y seres humanos) sepan cuando está curioso, contento, irritado o en peligro. También es fundamental para mantener el equilibrio. Compuesta por muchos segmentos articulados de vértebras, la cola está rodeada de músculos y tendones que permiten una gran cantidad de movimientos. Los problemas con la cola pueden variar desde una afección simple relacionada con la higiene hasta daño grave del nervio causado por una lesión.

Otras personas están leyendo

Cola de semental

La cola de semental es una enfermedad que afecta típicamente a los gatos machos no castrados (de ahí el nombre), sin embargo, puede afectar a cualquier gato, incluidas las hembras, y la castración del macho no necesariamente resuelve el problema. Un gato con cola de semental tiene glándulas (de la piel) sebáceas hiperactivas en la base de la cola. Éstas comienzan a secretar demasiada sustancia grasa que normalmente ayuda a lubricar la piel. Como resultado, la piel alrededor de la base de la cola empieza a verse grasosa y descuidada, y puede incluso caerse. Puede haber una sustancia cerosa en la cola, y en ocasiones también mal olor. A veces esta afección es el resultado de una infección que requiere antibióticos, pero por lo general, el lavado de la cola con un champú medicado que tu veterinario puede proporcionar resolverá el problema.

Hiperestesia

Un gato con hiperestesia tendrá espasmos musculares en la espalda y en la cola que parecerá que lo está volviendo loco. El gato afectado con frecuencia corre energéticamente y persigue, muerde o lame su cola y espalda. (También se llama "enfermedad nerviosa del gato.") (ver referencia 1). Debido a que el gato con hiperestesia exhibe nervios y piel muy sensibles, incluso un ligero contacto puede desencadenar los espasmos musculares. Algunos veterinarios creen que la hiperestesia es una afección de ansiedad o de nerviosismo, y puede que desee probar tratamientos con antidepresivos o medicamentos contra la ansiedad. (Ver referencia 1). En caso de que la enfermedad se detone por afecciones de la piel seca o alérgica, es posible que te pidan que pruebes usar un champú medicado para bañar a tu gato.

Cola fracturada

Casi siempre, las colas fracturadas son el resultado de un desafortunado accidente. Según Feline Express, las causas frecuentes de ruptura de la cola incluyen que quede atrapada en una puerta, que alguien la pise, jalarla para atrapar al gato, accidentes automovilísticos y peleas con otros gatos (donde las mordeduras graves pueden causar una fractura). (Ver referencia 2). La presencia de inflamación en la cola, o cualquier bulto extraño puede indicar una fractura. Otros signos que hay que tener en cuenta incluyen que el gato arrastra la cola o que tiene dificultad para caminar, y la cola puede estar adolorida o, por el contrario, parecer no tener sensibilidad en absoluto. Cualquiera de estos síntomas, sobre todo si se acompaña con la pérdida del control del esfínter o de incontinencia, puede indicar daño en los nervios. La mayoría de las fracturas se recuperan, pero el daño nervioso severo puede requerir la amputación de la cola

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles