Salud

¿Qué ensaladas son seguras comer cuando se está embarazada?

Escrito por walli carranza | Traducido por maria gloria garcia menendez
¿Qué ensaladas son seguras comer cuando se está embarazada?

La ensalada, preparada de forma segura, es un alimento sano para las mujeres embarazadas.

BananaStock/BananaStock/Getty Images

Las ensaladas son una manera excelente de asimilar la nutrición que necesitan tanto una futura madre como su bebé que aún no ha nacido durante el embarazo. Crear platos utilizando vegetales frescos, frutas enteras, nueces, cereales integrales y pescado o aves de corral magras les permite acceder a vitaminas, minerales, proteínas y ácidos grasos esenciales omega-3 pero debido a la susceptibilidad del feto a padecer infecciones por los alimentos se debe tener más cuidado durante la preparación de una ensalada.

Otras personas están leyendo

Ensaladas de lechuga seguras

Las ensaladas suelen empezar con vegetales de hojas oscuras y verdes y todas las lechugas son seguras después de lavarlas pero no todas son igual de beneficiosas. Para conseguir un valor nutricional máximo, la ensalada de verduras como la de rúcula, col rizada, espinacas, romana, lechuga roja y achicoria se deben seleccionar por encima de las variedades de lechugas bibb y iceberg. Para hacer seguras las verduras de lechuga, es necesario limpiarlas y utilizarlas en unos pocos días de ser compradas. Comienza lavando las manos y todas las superficies utilizadas para preparar la ensalada en agua caliente y jabonosa. Luego lava las verduras, hoja por hoja, debajo del agua corriente y palméalas para secarlas con toallas de papel o gíralas en una máquina hecha para este propósito. Después de limpiarlas, guarda las verduras, tapadas en el refrigerador a al menos 40 grados Fahrenheit (4,44 grados centígrados). Estas recomendaciones, hechas por los institutos nacionales de salud están diseñadas para prevenir la exposición a las infecciones alimentarias que pueden causar complicaciones serias en el embarazo.

Ensaladas de multivegetales

También se pueden añadir a la ensalada otras muchas verduras y según la organización para teratología las futuras mamás no sienten la obligación de comprar más productos orgánicos caros. Estos científicos manifiestan que los pesticidas comerciales utilizados en la agricultura no tienen amenazas para un bebé no nacido, especialmente después de que las verduras se hayan lavado. Los tomates, incluyendo las variedades de uva y de cereza, que se pueden añadir enteros después lavarlos en agua corriente y secarlos, las formas más grandes son igualmente deliciosas cortadas en trozos o en piezas pequeñas. Las zanahorias y la verdura mejicana jicama simplemente necesitan lavarse y pelarse antes de añadirlas a la ensalada pero el brócoli, la coliflor y el apio de deben cortar en trozos pequeños, para que la suciedad no pueda ocultarse en sus grietas durante el lavado. Después de esta preparación adicional, añaden fibra y crujido a cualquier ensalada. Las verduras de invierno como las chirivías, los nabos y las remolachas azucareras extienden el acceso a la producción fresca y durante todo el año. Estas se deben lavar y pelar antes de cocinarse y luego se pueden añadir a la ensalada caliente o fría.

Ensaldas con carne, pescado o huevos

La proteína es importante para el crecimiento fetal sano y añadir pescado o nueces a una ensalada aumenta la cantidad de ácidos grasos omega-3 que promueven el desarrollo de la salud y del cuerpo incluso antes del nacimiento pero para que los huevos, pescado y cualquier carne que se añada a las ensaladas sean seguros deben cocinarse completamente. El instituto nacional de salud recomienda cocinar los huevos crudos durante 10 minutos y garantizar que la carne roja y la de las aves de corral alcance una temperatura de 165 o de 180 grados Fahrenheit respectivamente (73,88 o 82,22 grados centígrados). Como los huevos crudos se deben evitar durante el embarazo, los aderezos de la ensalada se deben preparar sin ellos y en los restaurantes las mujeres deben preguntar para asegurarse de que no están en ninguna salsa de ensalada. Existe preocupación entre los científicos acerca de los niveles de contaminación de mercurio metílico en el suministro de agua mundial y su capacidad para dañar al feto. Como el pez espada, tiburón, caballa y lofolátilo suelen tener niveles inaceptables de este químico peligroso, La administración de medicamentos y alimentos estadounidense aconseja a las mujeres embarazadas que los eviten completamente y limiten el atún a 6 onzas a la semana (170,10 gramos). (ver referencia 3). Finalmente, para prevenir la infección por listeria, sólo se debe consumir queso elaborado con leche pasteurizada para añadir a las ensaladas o comerlo en cualquier forma durante el embarazo.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media