Cómo enseñar arte a los niños en preescolar

Escrito por karen browning | Traducido por liz mancilla
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo enseñar arte a los niños en preescolar
Es importante que tengas en mente que a esta edad, el arte tiene que ver con el proceso, y no el producto. (Thinkstock Images/Comstock/Getty Images)

Enseñar arte a los niños en preescolar es fácil y divertido. Es importante que tengas en mente que a esta edad, el arte tiene que ver con el proceso, y no el producto. Durante esta etapa evolutiva, es importante que los niños aprendan sobre las formas, los colores, las texturas y las técnicas que contribuirán a las habilidades artísticas más adelante. Un proyecto de arte en el que utilicen diferentes materiales artísticos es una excelente forma para que los niños exploren el proceso creativo.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Contenedores pequeños, como por ejemplo frascos de comida para bebé, potes de yogur vacíos, tarros de especieros viejos con las tapas perforadas, etc.
  • Muchas botellas de pegamento escolar o pegamento en barra
  • Tijeras para niños
  • Purpurina
  • Arena de color
  • Pedazos de papel de color, como cartulina
  • Tiras de hilos o cinta de tela
  • Cartón grueso o cartulina

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Prepara el lugar

  1. 1

    Prepara el lugar de trabajo. El proceso creativo a esta edad suele ser un poco desordenado, por lo que sería una buena idea adelantarse y reducir el tiempo que vas a estar limpiando luego. Coloca la purpurina o la arena de color dentro de contenedores que tengan la tapa perforada. Esto te ayudará a reducir un poco el revoltijo, ya que cada niño solo tendrá que sacudir para sacar la cantidad que necesite sin tener que tirar todo sobre la mesa. Los pegamentos en barra crean menos problemas que el pegamento no toxico blanco escolar, pero para este tipo de proyecto, el pegamento líquido blanco es más divertido. Usa tu discreción. Puede que quieras cubrir las mesas con un mantel de plástico o de vinilo para hacer la hora de limpieza más fácil, especialmente si tienes que usar las mesas para otra actividad inmediatamente luego. Debes tener una estantería o una mesa despejada fuera del paso para poder colocar los trabajos cuando estén terminado, así tendrás un lugar donde puedan secarse.

  2. 2

    Prepara el material. Divide el material en varios recipientes, y agrupa los recipientes a lo largo de las mesas. De esa forma, habrá pequeños grupos de recipientes cada tres o cuatro niños. Esto ayudará a mantener a los niños involucrados activamente en la actividad creativa, en lugar de discutir por quién usa los materiales.

  3. 3

    Prepara la actividad. Prepara un recipiente de arena, de purpurina, de hilos y de pedazos de papel de color cerca de cada grupo de tres a cuatro niños. Si hubiera lo suficiente, dale a cada niño una par de tijeras y una botella o barra de pegamento. Coloca una hoja del papel grueso frente a cada silla, y ten listas hojas extras para los niños que quieran usar más de una hoja.

    Recuerda: Todo se trata sobre el proceso

  1. 1

    Comienza. Ayuda a los niños a sentarse en sus asientos, y explícales los materiales que pueden usar. Háblales sobre los colores, las texturas y las formas. Déjalos que empiecen, que completen las hojas con todos los materiales divertidos que les ofreciste. Algunos serán muy metódicos y colocarán ciertos elementos en lugares exactos de la hoja, mientras que otros pueden colocarlos al azar.

  2. 2

    Relájate y disfruta del proceso. Durante el proceso puedes recordarles a los niños a que no desparramen mucho pegamento sobre la hoja, que compartan los materiales con sus amigos y que disfruten del proceso, pero no debes preocuparte por otra cosa mientras dura la actividad. Este tipo de proyecto creativo desestructurado es esencial en el desarrollo de los niños, y los ayuda a sentirse a cargo de su propia creatividad. No hay lugar para las equivocaciones, todos los resultados son correctos.

  3. 3

    Ser creativo. El hacer este tipo de proyecto de arte libre, donde no hay resultados esperados, les permite a los niños ser más creativos y les da la sensación de éxito sin ser obstaculizado por los resultados esperados. Tanto como el tiempo lo permita, deja que los niños decidan cuándo han terminado. Escribe sus nombres o ayuda a que ellos lo hagan en una esquina de la hoja. Deja las hojas a un costado para que se sequen.

    Finalizando

  1. 1

    Deja las hojas a un costado para que se sequen. A medida que los niños vayan terminando de trabajar con sus hojas, colócalas sobre una mesa o estante plano, que esté fuera del paso de las actividades normales de la clase. Luego de varias horas, el pegamento estará seco. Los maestros tal vez quieran sacudir las hojas sobre la basura para poder sacar la arena o la purpurina que esté sobrando.

  2. 2

    Habla con los padres sobre el proceso creativo. Es de mucho beneficio hablar con los padres sobre el proceso artístico y cómo los niños desarrollan la creatividad. En lugar de preguntarles a los niños, “¿qué es esto?", sería mejor preguntar cómo crearon su trabajo, qué elecciones hicieron o cómo se sintieron mientras lo hacían. Los proyectos creativos desestructurados pueden parecer caóticos cuando se están llevando a cabo, pero si logras controlarlos, los resultados serán muy divertidos.

  3. 3

    Expone los trabajos de los niños. Cuelga los trabajo de arte que estén secos y completos en el salón de clases o envíalos para sus padres. Al ver sus proyectos completos exhibidos en el salón de clase o en sus hogares, los niños se sienten realizados y les ayuda a reforzar el deseo de realizar más proyectos creativos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles