Cómo enseñar habilidades de resolución de conflictos a los niños

Escrito por jessica felix
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

La capacidad para resolver conflictos puede contribuir significativamente al bienestar y a la autoestima de una niño. Esta habilidad no es algo con lo que se nace, sino que debemos enseñar a nuestros niños la manera de resolver sus diferencias con los demás para que su vida sea satisfactoria y armoniosa. Es mucho más sencillo comenzar a enseñar estas habilidades sociales cuando los niños son todavía pequeños. Debes guiar a tu niño para que resuelva sus diferencias con otros niños. El ejemplo que le des a tu niño hablará mejor de ti que cualquier palabra.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Identifica si tu niño está teniendo un conflicto con otros niños. Cuando escuches que están levantando la voz, acércate calmadamente y di algo como: "Veo que hay un problema con X. ¿Porqué no buscamos la forma de solucionar X?" Puede que para un niño sea difícil dejar a un lado la discusión para descubrir la raíz del problema. Al identificar que hay un problema, le das la posibilidad a tu niño de distanciarse de la situación y calmarse.

  2. 2

    Ponte al nivel de tu niño. Si hablas desde la posición de adulto empeorarás el problema. Siéntate con los niños, arrodíllate o siéntate en una silla pequeña. Tu postura da a entender que todos son iguales a la hora de resolver la situación. Si les hablas estando de pie, a una mayor altura, le quitas el poder al niño y lo transfieres a tu persona.

  3. 3

    Haz que los niños se turnen para explicar su versión de los hechos. Empieza explicándoles que cada uno tendrá su turno y que no es válido interrumpir. Como parte de este paso, pregúntales cómo se sienten con respecto a la situación.

  4. 4

    Repite en tus propias palabras lo que los niños te hayan dicho para que sepan que has entendido lo que sucedió y la forma en que ellos se sienten.

  5. 5

    Pídeles ideas para llegar a un acuerdo. Deja que cada niño o niña dé su propia respuesta acerca de cómo le gustaría resolver el conflicto.

  6. 6

    Evita dar tu propia opinión. No les digas qué deben hacer para solucionar el problema, ya que con esto no les enseñarás nada. Los niños descartarán de forma natural cualquier idea que parezca injusta si les das tiempo para pensar y para hablar de ello.

  7. 7

    Repasa el conflicto y el acuerdo al que han arribado los niños. Cuando lleguen a una decisión, recapitula el problema y la manera en que la solución resolverá el conflicto. De esta manera reafirmarás lo que han aprendido, ya que podrán ver el avance que han hecho desde el conflicto a la resolución. Todo el proceso tendrá sentido para ellos si recapitulas de esta manera.

  8. 8

    Entra en acción. Deja que los niños pongan en marcha la solución a la que han llegado. Quédate con ellos para suavizar cualquier roce que surja, con la misma distancia de observador que has mantenido desde el principio.

Consejos y advertencias

  • Haz que los niños se miren a los ojos cuando hablen de cómo se sienten con respecto al problema. Si tu niño dice algo como "haces que me sienta...", reformula esta frase suavemente en una oración más personal: "yo me siento... cuando tú...".
  • No esperes que tu niño aprenda de la noche a la mañana. Piensa en las habilidades para resolución de conflictos como un compromiso a largo plazo.
  • Resiste el impulso de tomar el control e imponer tu propia solución.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles