Cómo enseñar habilidades sociales a personas con síndrome de Down

Escrito por contributing writer | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

Es importante para todo el mundo aprender habilidades sociales -a todos nos tienen que enseñar cómo salir adelante en la vida-. Instruir a una persona con síndrome de Down es exactamente igual que hacerlo con cualquier otra; solo necesitará un poco más de apoyo. Con trastornos o sin ellos, todos somos personas. Yo trabajé con adultos con síndrome de Down durante un año y te puedo decir que son los seres más encantadores que te puedas encontrar. Disfrutarás de lo lindo enseñándoles habilidades sociales.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Sé paciente e imparte tus enseñanzas con calma. Las personas con síndrome de Down aprenden un poco más despacio que la media de la población, ya que a menudo el trastorno lleva asociado un retraso de leve a moderado. Por lo tanto, será mejor que vayas despacio. Demasiada información de una vez no haría más que confundirlos, así que empieza con las cosas básicas que necesitan saber y trabaja solo algunos asuntos cada día. Si quieres, escribe la planificación de la clase y dales una copia para que sepan por adelantado en qué vais a trabajar diariamente -por ejemplo, una semana podrías exponer los conceptos básicos de la cocina, haciéndoles desarrollar tareas más difíciles cada día-.

  2. 2

    Repite a menudo. Para conseguir que un estudiante con síndrome de Down recuerde, lo mejor es repetir los temas una y otra vez. Si por ejemplo un día les has enseñado cómo dar la bienvenida a los clientes en su trabajo, no olvides refrescarles la lección al día siguiente. Sigue así hasta que puedan repetirte la lección o te demuestren, viéndolos realizar la tarea, que lo hacen perfectamente. A las personas con síndrome de Down no suelen gustarles las sorpresas, así que también tendrás que procurar ceñirte al programa.

  3. 3

    Utiliza indicaciones verbales y ayudas visuales. A menos que la persona con la que trabajas sea un estudiante únicamente visual o auditivo, es bueno usar ambas. Enseña verbalmente y haz carteles que puedan ver durante todo el día y que les sirvan para recordar. Esto ayudará a que las lecciones se registren en la memoria a largo plazo. Puedes elaborar carteles sobre cada tema (cocina, búsqueda de empleo, comunicación, dinero) o uno donde aparezcan habilidades importantes que hay que recordar -por ejemplo, "cruza la calle por el paso de peatones, no hables con extraños y ¡sonríe mucho!"-.

  4. 4

    Utiliza modelos. Teniendo en cuenta que las habilidades son a menudo conceptos abstractos difíciles de comprender por una persona con síndrome de Down, es bueno usar un modelo (especialmente cuando le enseñas a comportarse adecuadamente). Muestra a tu alumno la habilidad que te gustaría que aprendiera -por ejemplo, sacar dinero del banco- y luego pídele que lo intente él mismo. Será más fácil para él aprender un comportamiento si puede ver a otra persona llevándolo a cabo -los humanos y la mayoría de los animales son imitadores por naturaleza-.

  5. 5

    ¡Trabaja la autoestima! Este es un punto muy importante. Ser diferente, sea cual sea el motivo, siempre es difícil. Así que tendrás que estimularlos al máximo para que se sientan bien con ellos mismos. Las personas con síndrome de Down suelen ser muy sensibles y se preocupan mucho. Recuérdales a tus alumnos todo aquello que hacen bien y todas esas excelentes cualidades con las que pueden obsequiar a los demás. Por ejemplo, yo trabajé con un chico que era un gran bailarín. Lo animaba a bailar constantemente porque le hacía sentir bien y además, cuando lo hacía, obtenía una respuesta positiva de los demás.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles