Enseñar bien a los niños: Danza

Escrito por whitney grunder | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Los niños más jóvenes pueden obtener beneficios físicos y mentales en las clases de danza

Enseñar bien a los niños: Danza
(Jupiterimages/BananaStock/Getty Images)

La danza es también una actividad para alterar el estado de ánimo. La mayoría de los estudiantes disfrutan de la música y del movimiento de la danza. La danza mejora el desarrollo físico y mental, y también puede fomentar un sentido de logro y autoestima.

— Patty Woolf, maestra jubilada

Tomar clases de baile por primera vez puede ser un gran momento en la vida de una niña. Vestirse con esas mallas de color rosa, leotardos, tutús y un nuevo par de zapatos blandos es sólo el comienzo. La clase debe ser divertida para la niña, pero puede tener un efecto importante en su desarrollo social y en el sentido de autoestima. Las habilidades que estos estudiantes adquieran se puede extender más allá del salón de clases.

Beneficios

Enseñar bien a los niños: Danza
(Goodshoot RF/Goodshoot/Getty Images)

Patty Woolf, profesora retirada de la escuela primaria de Lufkin, Texas, ha visto de primera mano cómo la danza cambia la vida de los niños pequeños. Woolf enseñó en la misma escuela durante más de 33 años. Ella desarrolló un interés profundamente arraigado en la investigación de la conexión entre el desarrollo del aprendizaje y los ejercicios de movimiento. Como parte de su trabajo, llevó a cabo un programa piloto de tres años para alumnos de segundo grado con problemas de conducta que estaban detrás de sus compañeros en cuanto a la lectura y las matemáticas. El programa incluyó actividades de movimiento, música y motricidad fina.

"Durante los tres años, el 90 por ciento de los estudiantes de este grupo de control ya no tenían problemas de conducta y tenían un rendimiento al nivel que pertenecían o cerca de éste", dijo.

Woolf tenía una hija que experimentó retrasos de habilidad en su motricidad fina cuando era pequeña. Ella estaba tratando de encontrar nuevas formas para que su hija pudiera superar estas dificultades.

"Inscribí a mi hija en clases de baile a la edad de 3 años para ayudarla a tener conocimiento y control de su cuerpo", dijo Woolf. "Tenía dificultad para saltar, brincar en una pierna y controlar su cuerpo. Rápidamente comenzó a mejorar en todas estas áreas. Además, comenzó a sostener el equilibrio y el ritmo tanto en su parte izquierda como derecha.

"Los estudios han demostrado que el conocimiento del cuerpo y el movimiento estimulan el desarrollo del cerebro. Fui testigo de esto personalmente con mi propia hija".

Dana Loving-Sparks ha compartido su pasión por el baile con los niños durante 23 años. Ella ha impartido clases en el Centro de Artes Escénicas y de Danza por Pasos en The Woodlands, Texas, durante 13 años.

"La danza es muy importante para todos los tamaños y formas," dice Loving-Sparks. "Ayuda físicamente a que los niños estén en forma y en lo emocional y mental, los ayuda a que se encuentren a sí mismos al mismo tiempo que adquieren creatividad".

Las clases de baile bien ejecutadas pueden darle a los niños un ambiente seguro y estructurado, donde pueden jugar, interactuar, desafiar sus mentes y cuerpos, mientras usan su imaginación para explorar nuevas posibilidades. Estos jóvenes pueden experimentar una mayor flexibilidad, coordinación, equilibrio, conciencia y concentración corporal, habilidades de memorización y la confianza general.

Tracey Moat se ha dado cuenta de algunos de estos cambios con sus hijas, Ashley de 4 años de edad y Marissa de 3 años de edad. Después de sólo tres semanas en clases de baile, ella dijo que había una diferencia notable en sus habilidades para escuchar y en la confianza en sí misma.

"También he notado una mayor coordinación y equilibrio en mi hija mayor cuando baila", dijo Moat.

Woolf dijo que la danza es una actividad que altera el estado de ánimo.

"La mayoría de los estudiantes disfrutan de la música y del movimiento de la danza", dijo. "La danza contribuye al desarrollo físico y mental, y también puede fomentar un sentido de logro y autoestima".

Si un niño se alegra con la danza cuando es pequeño, existe la posibilidad de que ese sentimiento continúe a medida que madura y envejece. Loving-Sparks dice que ella piensa que sus antiguos alumnos aprendieron mucho sobre la vida a través del baile.

"Yo les enseño a expresarse a través del movimiento y que se amen a sí mismos, y que esto siga que para el resto de sus vidas", dijo.

Encontrar una clase de baile regular que tu hijo disfrute puede presentarla a un mundo completamente nuevo, uno que puede crecer amándolo.

"Ella no tiene la edad suficiente para explicar lo que le gusta la danza, pero yo diría que le gusta mucho todo el movimiento y la capacidad de ser creativa en la clase de Hip-Hop", dice Meg Samuel-Siegel sobre su hija de 3 años de edad llamada Ella. "Ella ciertamente espera con interés poder participar y me pregunta varias veces a la semana cuándo son las clase de baile".

Cuándo comenzar

Enseñar bien a los niños: Danza
(Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images)

Nunca es demasiado tarde para que un niño empiece en la danza, pero los padres deben tener en cuenta la razón. Si la clase de baile es sólo para fines recreativos, la edad de inicio no es importante. Por otro lado, los bailarines adultos más serios comenzaron su entrenamiento antes o alrededor de la edad de 5 años. Así que aunque empezar desde joven no es necesario, es aparentemente útil para aquellos con ambiciones profesionales.

"La edad de 3 años es un gran comienzo para la coordinación y el movimiento; el desarrollo de toda actividad a una edad temprana es más fácil de aprender", dijo Loving-Sparks. "Un niño mayor tiene una capacidad de atención con la cual es más fácil de trabajar... pero los niños más pequeños desarrollan la flexibilidad de un modo más fácil y una motrocidad motora más rápida que un niño mayor".

Independientemente de la razón, Woolf dijo que la danza puede favorecer el éxito educativo.

"La danza puede ayudar a los niños pequeños a desarrollar la conciencia corporal, equilibrio, ritmo, agilidad mental y física, todas los cuales son esenciales para que los niños sean buenos estudiantes en la escuela", dijo. "Estoy totalmente convencida de que si requerimos escuelas públicas y privadas que ofrezcan oportunidades para que los niños participen en la danza, en el movimiento musical y en actividades estructuradas de motricidad fina, nuestros hijos tendrían más éxito en la escuela".

Mantener la constancia

Algunos niños pueden bailar mientras son jóvenes y pasar a hacer algo diferente cuando se hacen mayores. Como padre, puedes alentarlo y apoyar el cambio y el crecimiento. Loving-Sparks hizo hincapié en que la danza es un reto. No todos los estudiantes quieren seguir asistiendo a clases de baile, y muy pocos se convertirán en bailarines profesionales.

Sin embargo, las primeras lecciones pueden inspirar a algunos a seguir utilizando el movimiento como una forma de vida de ejercicio físico y mental. Según Woolf, la disciplina de los bailarines durante su carrera puede ayudarles a a mantenerse auto-motivados siendo adultos, logrando un estilo de vida más saludable.

Woolf dijo que la danza puede continuar sirviendo a los estudiantes en otras áreas de sus vidas, dándoles las habilidades que necesitan para sobresalir en una amplia gama de escenarios.

"Cuando los niños llegan a su preadolescencia y adolescencia, a menudo se enfrentan con la oportunidad de tomar parte en bailes de la vida social y escolar. Si un niño ha aprendido a bailar a una edad temprana, (el niño) estará más cómodo en estas situaciones", dijo Woolf. "Para las niñas, la danza les puede enseñar un sentido de gracia y es una ventaja si quieren ser animadoras o miembros de un equipo de baile. Para los niños, se ha demostrado que la danza ayuda a los atletas a tener un mejor control y una mejor conciencia del cuerpo".

El factor de la diversión

Enseñar bien a los niños: Danza
(Thinkstock Images/Comstock/Getty Images)

Los niños necesitan mucho aliento en la clase. El instructor tiene que tener planes de enseñanza creativos que hagan que la actividad sea divertida. Muchos maestros incorporan juegos y accesorios en su lección. Moats dice que esto mantiene a sus hijas entusiasmadas con la clase de baile.

"Creo que los movimientos de baile se relacionan con algo con que las niñas están familiarizadas, tales como movimientos de animales, o el baile alrededor de la sala como un hada o como un cisne les ayuda", dijo Moat. "Ellas también disfrutan aprendiendo pasos de baile mientras se ven en el espejo o bailar junto a otros chicos en la clase. Por último, creo que disfrutan cuando los movimientos de baile son parte de un juego, como el juego de la luz roja, luz verde, o si hay accesorios involucrados, como unos pompones".

Loving-Sparks dijo que la música también juega un papel muy importante en hacer que la clase sea agradable. Ella dijo que los niños se sienten más motivados para aprender cuando escuchan música que les gusta. Esto hace que la clase de baile sea excitante y positiva.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles