DESCUBRIR
×

Cómo entrenar a tu cachorro de Border Collie a hacerse el muerto

Actualizado 17 abril, 2017

El border collie es la raza más difundida de los collie y su estatus como animal de pastoreo significa que requiere un ambiente y actividades que aumenten sus funciones cerebrales. Estos perros son excelentes mascotas, y son muy fáciles de entrenar con las técnicas adecuadas. Un cachorro de border collie puede aprender una serie de trucos, y uno de los más sencillos es hacerse el muerto.

Instrucciones

Kane Skennar/Photodisc/Getty Images
  1. Encuentra una superficie blanda, como hierba o alfombra suave. Las superficies suaves hacen que rodar sea más fácil para tu cachorro. Ten en cuenta que tu cachorro está en crecimiento y puede ser más propenso a las lesiones que un perro adulto. Usar una superficie blanda asegura que las lesiones y la tensión se mantendrán al mínimo y también asegura que tu cachorro disfrutará de rodar y hacerse el muerto.

  2. Dile a tu cachorro que se recueste sobre su lado. Esto puede ser una tarea difícil dependiendo del temperamento del perro, pero el border collie es relativamente fácil de entrenar. Aprender a acostarse debe ser lo primero que aprenda el cachorro y aunque no estuvieras planeando enseñarle a hacer trucos, es probable que quieras que sepa acostarse al darle la orden. Si el cachorro sabe cómo, pídele que ruede sobre su espalda. Sin embargo, la mayoría de las veces es una buena idea sólo acostarse de lado.

  3. Arrodíllate al lado de tu cachorro y coloca una mano en su pata delantera inferior y la otra en su pata trasera inferior. Rueda el cachorro para que quede acostado sobre su espalda. Trata de animarlo a rodar por sus propios medios tanto como sea posible, la idea es enseñar al cachorro a hacer el truco por sí mismo sin ayuda. Dale un premio a tu cachorro una vez que ruede con éxito.

  4. Coloca al cachorro en la posición de "perro muerto". Para lograr que el cachorro ruede por sí mismo, sostén un premio sobre su nariz y haz un movimiento de barrido para ordenarle que ruede. Como siempre, recompensa al perro con el premio y alábalo cuando ruede sin tu ayuda. Repite estos pasos hasta que el perro pueda darse la vuelta sólo cuando lo ordenes y no te olvides de recompensarlo.