Cómo entrenar tu paladar

Escrito por leslie kasperowicz | Traducido por vanesa sedeño
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo entrenar tu paladar
Puedes entrenar tu paladar para disfrutar todo tipo de alimentos. (Photos.com/PhotoObjects.net/Getty Images)

Tanto para los adultos como para los niños, introducir nuevos alimentos al menú puede ser un desafío, sobre todo con las comidas que suelen tener un sabor más amargo. Naturalmente, los niños tienen una tendencia hacia los alimentos dulces: la leche de la madre tiene sabor dulce y esta preferencia es innata; pero esta tendencia se puede superar, en los niños y en los adultos. Entrenar tu paladar para aceptar y disfrutar diversos sabores lleva tiempo y debes ser constante en la práctica.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Elige un alimento que no te gusta o con el que no estés familiarizado. Primero comienza a sentir el aroma de la comida cruda. El sentido del olfato está conectado fuertemente con el sentido del gusto, por eso el primer paso es acostumbrarse al olor de la comida para luego disfrutar del sabor.

  2. 2

    Primero prueba la comida sin ningún otro ingrediente. Si se trata de frutas o verduras, en la mayoría de los casos se puede comer cruda. En el caso de los alimentos particularmente amargos, como las verduras, si las cocinas puedes aumentar ese sabor. Consume verduras crudas para adaptarte al sabor de a poco. Al comienzo, evita salsas, aderezos o condimentos en los alimentos en cuestión, porque disfrazan el sabor y no le permiten a tu paladar adaptarse. Para los alimentos que necesitan cocción, hazlo pero sin condimentos.

  3. 3

    Introduce ese alimento al menú semanal. Busca recetas en Internet que utilicen ese alimento y elige una para cocinar cada semana. Varía las formas en que cocinas el alimento en cuestión y observa cómo cambia el sabor. Toma nota de la forma en que mejor disfrutas la comida.

  4. 4

    Una vez que te acostumbraste al sabor, mantén los alimentos en rotación regular para asegurarte de que sigan formando parte del gusto de tu paladar. Una vez que te adaptaste a una comida en particular, prueba con otra.

Consejos y advertencias

  • Los alimentos de la misma familia, como las verduras de hojas verdes como espinaca, col rizada y berro, tienen un sabor similar; a menudo tu paladar se podrá adaptar a todos esos alimentos al mismo tiempo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles