Cómo envasar cebollas en un tarro

Escrito por serena delorenzo | Traducido por nicolás arellano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo envasar cebollas en un tarro
Envasa distintos tipos de cebolla de manera que puedas usarlas durante todo el año. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Envasar cebollas es una excelente manera de conservarlas para usarlas durante todo el año. Algunas clases de cebollas duran relativamente poco, como las especies dulces de Maui o Walla Walla, y por eso, si las envasas, podrás guardar un poco más para realizar aquellas recetas que necesiten cierto tipo de cebollas. Si las quieres conservar enteras, los cebollines son los mejores, pero también puedes guardar cebollas ya picadas, cortadas en cuatro partes, rebanadas o cocinadas. Condiméntalas con hierbas frescas y especias o envásalas solas: todo depende del uso que les quieras dar.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Envasadora a presión con estante
  • Tarros para envasar de una cuarta (900 mililitros) de tamaño
  • Tapas a rosca
  • Detergente antibacterial
  • Olla que sirva para hervir durante mucho tiempo
  • Agua hirviendo
  • 15 libras (7 kilos) de cebollas (de una pulgada [2,5 centímetros] de diámetro o menos)
  • Olla grande
  • Agua
  • Cuchara con ranuras
  • Sal
  • Tazas para medir
  • Cucharas para medir
  • Embudo
  • Cucharón
  • Levantador de tarros
  • Levantador de tapas
  • Guantes de cocina
  • Protección para los ojos

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Preparación de tarros y tapas

  1. 1

    Calienta 2 cuartas (1,8 litros) de agua hasta que comience a hervir en una olla.

  2. 2

    Lava los tarros con agua caliente y detergente antibacterial. Pon a los que ya están limpios de cabeza encima algo que permita que gotee hasta que se seque o sobre una toalla de cocina y deja que toda el agua se vaya.

  3. 3

    Pon las tapas dentro del agua caliente y esterilízalas a fuego bajo mientras llenas los recipientes.

    Preparar las cebollas

  1. 1

    Llena la olla más grande hasta la mitad con agua y ponla a hervir.

  2. 2

    Lava y pela las cebollas y ponlas dentro del agua caliente. Cocínalas por cinco minutos.

  3. 3

    Retira la olla del fuego y déjala a un lado.

    Llenar los tarros

  1. 1

    Mide y pon 1 cucharadita de sal dentro de cada jarro con capacidad de una cuarta (900 mililitros).

  2. 2

    Llena cada envase con las cebollas y pon bastante agua caliente como para que quede todo completo hasta una pulgada (2,5 cm) menos de la tapa.

  3. 3

    Golpea los costados de los tarros para liberar el aire que pudo quedar atrapado y límpialos con un trapo de cocina que esté húmedo y limpio.

  4. 4

    Retira las tapas del agua hirviendo con un levantador de tapas y deposita una sobre cada tarro. Aprieta hasta que estén bien cerrados, pero no demasiado, ya que, si no, sería muy difícil de abrir luego.

    Procesar los tarros

  1. 1

    Pon la envasadora a presión sobre la hornilla más grande que tengas.

  2. 2

    Pon el estante en la envasadora y ubica los tarros ya llenos y cerrados en una de las capas de la parte superior del estante.

  3. 3

    Vierte 3 pulgadas (7,5 cm) de agua caliente dentro de la envasadora.

  4. 4

    Sujeta la tapa sobre la envasadora y retira el peso del conducto de ventilación por donde sale el humo. Sube la temperatura de la hornilla y calienta la envasadora hasta que el vapor salga libremente por el conducto. Sigue así durante diez minutos, ya que esto hará que el aire que está atrapado salga y evitará que se procese de manera incorrecta.

  5. 5

    Ubica el peso sobre el conducto y sube la presión de la envasadora a 11 libras (5 kg). Una vez que alcance este nivel, comienza a contar. El proceso de envasado para las cebollas es de 40 minutos. Ve ajustando la presión cuantas veces sea necesario para poder mantener ese nivel de proceso.

    Etapa final

  1. 1

    Apaga el quemador una vez que haya pasado el tiempo y mueve la envasadora a un lugar más frío.

  2. 2

    Deja que la enlatadora se enfríe hasta el momento en que esté completamente despresurizado. El indicador de presión descenderá hasta cero una vez que se haya logrado.

  3. 3

    Con unos guantes de cocina o algún otro protector para las manos, como puede ser una toalla de cocina más gruesa, retira el peso del conducto de ventilación . Una vez que el indicador llegue a cero, saca la tapa de la envasadora. Usa protección para los ojos cuando quieras realizar este paso.

  4. 4

    Levanta los tarros de la envasadora usando el levantador de manera que no te quemes ni lastimes las manos. Ubícalos en otros lugar más fresco o sobre una toalla de cocina limpia y seca y deja que se enfríe completamente antes de guardarlos. No dejes que una corriente de aire muy fría entre en contacto con los envases mientras se están enfriando.

Consejos y advertencias

  • Ventila la envasadora de manera correcta antes de comenzar con el proceso, ya que el aire puede estar incluso atrapado ahí. Asegúrate de mantener el nivel de presión adecuado durante el enlatado. Si te descuidas y los niveles llegan a ser muy altos o muy bajos, puede que no se llegue a completar el proceso.
  • No intentes quitar la tapa mientras la envasadora todavía esta presurizada, ya que es posible que te quemes o que explote la enlatadora.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles