¿Qué enzimas ayudan a digerir carbohidratos?

Escrito por barbara erfurt | Traducido por paulina illanes amenábar
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Qué enzimas ayudan a digerir carbohidratos?
Las enzimas digestivas convierten esta comida en combustible utilizable para el cuerpo. (Image by Flickr.com, courtesy of thebittenword.com)

El intrigante proceso de la digestión implica el desmantelamiento de los complejos componentes nutricionales de los alimentos enteros para formar nutrientes simples que un cuerpo puede absorber. Muchos jugos y moléculas fisiológicas contribuyen a la función gastrointestinal durante el paso de alimentos a través del tracto digestivo. Las enzimas, proteínas basadas en moléculas que facilitan y aceleran los procesos fisiológicos, son constituyentes necesarios para la digestión máxima de lípidos, proteínas y carbohidratos.

Otras personas están leyendo

Digestión oral

El proceso digestivo comienza en la boca. La lengua y los dientes realizan la digestión mecánica, difundiendo el alimento para aumentar el área de superficie sobre la que actúan las enzimas. Tres glándulas salivales en la cavidad oral donan mucosidad acuosa y enzimas a la mezcla de alimentos. La enzima alfa-amilasa facilita la digestión de la amilosa y la amilopectina, dos tipos de hidratos de carbono. La amilosa y la amilopectina son los almidones o polisacáridos, que consisten de miles de moléculas de glucosa (azúcar) químicamente unida que deben desmontarse en partículas de glucosa individuales con el fin de ser utilizadas por los tejidos del cuerpo. La actividad inicial de la amilasa salival se limita al tiempo que los alimentos pasan en la cavidad oral.

Digestión estomacal

El pH (acidez) del tracto gastrointestinal regula la digestión, ya que activa o desactiva las enzimas. La amilasa es activa a un pH relativamente neutro, alrededor de 6, típico de la boca y el intestino delgado. La acidez extrema del estómago, alrededor de 2, en general se cree que desactiva la amilasa a través de desnaturalización, un proceso en el que hebras de amilasa de proteínas se desenredan, permanentemente destruyendo la capacidad de la enzima para digerir los hidratos de carbono. De acuerdo con "Aspectos bioquímicos y fisiológicos de la nutrición humana", sin embargo, la amilasa puede sobrevivir al paso del estómago al abrigo del almidón en la dieta y puede contribuir a la digestión en el intestino delgado. Independientemente, ya que la amilasa se ​​desactiva a un pH bajo y no se liberan enzimas adicionales que digieren carbohidratos en el estómago, la digestión química de los hidratos de carbono se suspende hasta que el alimento sale de este órgano.

Digestión del intestino delgado

El intestino delgado es el responsable de la finalización de la digestión química y el manejo de la absorción de nutrientes. El quimo, el conglomerado digestivo que sale del estómago, entra en el intestino delgado lentamente, asegurando la función máxima del conjunto final de las enzimas digestivas aportadas por el páncreas. La amilasa pancreática desmantela almidones a cualquiera de las moléculas de glucosa individuales o de sacáridos pequeños (maltotrioses o maltoses), que posteriormente actúan sobre enzimas específicas para los hidratos de carbono simples. Colectivamente, estas enzimas se conocen como alfa-glucosidasas e incluyen sacarasa, la enzima que digiere el azúcar de mesa familiar llamada sacarosa. Por último, en presencia de la lactosa (azúcar de leche), la lactasa (una enzima beta-galactosidasa) realiza la digestión.

Digestión por falta de carbohidratos

Cualquier nutriente al no ser completamente digerido no será absorbido, pero saldrá del cuerpo durante la defecación. Las fibras son excelentes ejemplos de tales componentes de los alimentos. Las fibras son similares a los almidones en que contienen cadenas de moléculas de glucosa, pero son diferentes por medio de la disposición de unión química entre las moléculas de glucosa. El cuerpo carece de las enzimas necesarias para romper estas conexiones químicas específicas, considerando las fibras como indigestible, una forma no absorbible de hidratos de carbono. Rafinosa y estaquiosa son ejemplos de oligosacáridos no digeribles (carbohidratos que consisten en tres moléculas de azúcar a 10) que se encuentran en las legumbres y verduras saludables. Estos azúcares requieren la digestión por enzimas llamadas alfa-galactosidasas, que no se producen en el cuerpo humano. Otras fibras fermentables (solubles), incluyendo pectina y hemicelulosas encontradas en la avena, cebada, y una variedad de vegetales también escapan de la digestión.

Suplementos de enzimas

Las fibras no digeridas se mueven a través del intestino grueso, donde son fermentadas por las bacterias, un proceso conocido por producir gases indeseables e hinchazón. Como remedio, los comprimidos suplementarios de alfa-galactosidasa pueden tomarse inmediatamente antes de una comida potencialmente problemática para ayudar en la digestión y reducir el menor malestar intestinal.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles