Cómo escribir una buena novela de aventuras

Escrito por robert vaux | Traducido por jane doe
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo escribir una buena novela de aventuras
Si te esforzarás en escribir una novela de aventuras, asegúrate de no caer en los errores comunes. (Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images)

Las novelas de aventuras pueden cubrir un amplio rango de época y tema, desde historias de vaqueros hasta de piratas de capa y espada o fantasía a lo Tolkien o fábulas de exploración al estilo Indiana Jones. Su vínculo en común es un alcance épico, un énfasis en acción emocionante, y un deseo de transportar al lector a un tiempo o sitio remotos. Innumerables novelas de aventuras se han escrito a lo largo de los años, pero muchas de ellas sucumben ante una escritura mala, tramas trilladas y miles de pequeños recortes de clichés estereotipados. Si escribirás una novela de aventuras, vale la pena escribir una del mejor modo posible.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Define tu trama y personajes. Una novela de aventuras necesita un héroe para que la audiencia lo siga; alguien competente y fuerte, pero que posea algunas debilidades humanas para hacer que el lector empatice con él o ella. Requiere un oponente contra el cual luchar (alguien malvado, pero que también posea cualidades humanas para hacer que sea accesible), asistentes o compañeros para asistirlo, obstáculos a los cuales sobreponerse, y un propósito general o búsqueda de importancia monumental a alcanzar.

  2. 2

    Delinea tu trama, identificando cómo termina, qué eventos suceden durante el viaje del héroe, y cómo (o si) alcanza su objetivo fundamental en el final. Los eventos de la historia de aventuras necesitan estar interconectados y construidos de manera tal que de manera constante apunten hacia una conclusión enardecedora. Requieren lógica interna (es decir, necesitan razones por las cuales suceder) y deben fluir unas hacia otras con un sentido de ritmo natural. Más aún, los personajes necesitan experimentar también un cambio: un "arco" que muestre su crecimiento y experiencia a través de la acción (más allá de simplemente encontrar el tesoro o salvar a la chica).

  3. 3

    Elimina los clichés de tu trama. Los elementos que se han visto mil veces ya o que deriven naturalmente de una fuente muy conocida deberían ser evitados. Trabaja en darle nuevos giros a tus situaciones: desafíos que no hayan aparecido en novelas previas, nuevos modos de salir de situaciones viejas, características de los personajes que desafíen la norma.

  4. 4

    Escribe tu novela de aventuras basándote en tu estructura original. Necesitas establecer los personajes principales desde el principio, definir su posición relativa en la trama (héroe, villano, etc.), establecer qué necesitan para grabar o perder y describir los eventos que los llevan al final. El clímax necesita ser sensacional: la "toma dorada" en términos de película en donde todo está en juego para ser perdido o ganado. Los eventos previos deberían avanzar hasta esto, y puedes querer incluir un breve desenlace después para cerrar cualquier punto de la trama que haya quedado abierto.

  5. 5

    Mantén un tono rápido a través de tu novela. Las historias de aventura prosperan con la emoción: persecuciones a altas velocidades, escapadas a último segundo, planes desesperados nacidos de fervorosa inspiración, y consecuencias excesivas si el héroe fallase. Aunque el ritmo fluctuará y puede haber algo de calma entre las actividades del héroe, asegúrate de no estancarte en detalles excesivos o diálogo pesado.

  6. 6

    Revisa y edita tu novela para mejorar el texto. Muy pocos textos son perfectos en su primer borrador, y un proceso de pulido te ayudará a que tu novela sea lo mejor que pueda ser. Puedes querer que un amigo o colega en quien confíes la edite también: alguien familiar con la estructura literaria y que pueda proveer de crítica honesta y constructiva.

Consejos y advertencias

  • El adagio más fuerte en la escritura es "muestra, no cuentes". Querrás exponer la acción para tus lectores en vez de simplemente narrar eventos. Por ejemplo, "Tristán llegó bien a la nave" le dice a tus lectores qué sucedió. Pero si deseas mostrarles qué ocurrió puedes decir "Tristán remó suavemente hacia la nave debajo del oscuro cielo nocturno. Las nubes ocultaban la luna, lo que sabía que ocultaría su acercamiento de los piratas que montaban guardia". Es más que simplemente descripción excesiva: es revelar información de manera imaginativa y evocativa.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles